La Generalitat propone comprar el Hospital General por 50 millones

El centro sanitario afirma que no hay ninguna oferta formal por parte del Gobierno catalán

El consejero de Salud, Toni Comín, en el Parlament.
El consejero de Salud, Toni Comín, en el Parlament.JOAN SÁNCHEZ

El departamento de Salud de la Generalitat ha propuesto al grupo propietario del Hospital General de Cataluña (HGC), Quironsalud, comprarle el centro sanitario, ubicado en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), por entre 50 y 55 millones de euros. El consejero de Salud, Toni Comín, ha dado una vuelta de tuerca a su plan de desprivatizar la actividad que hacían centros privados con ánimo de lucro y ha puesto sobre la mesa, directamente, comprar el HGC. Esta operación, ha asegurado, ahorraría "inversiones futuras" en dos hospitales que estaban planificados en Rubí y Cerdanyola para cerrar el mapa sanitario catalán. No obstante, la dirección del HGC ha negado que exista una oferta formal por parte del Gobierno catalán.

El HGC es uno de los hospitales propiedad del grupo Quironsalud que se veía afectado por el gran plan de desprivatización que propuso Comín cuando asumió el cargo. Tras expulsar de la red pública a la Clínica del Vallès, también propiedad de Quironsalud, el siguiente paso era el HGC, que termina el contrato con Salud a finales de año. El Servicio Catalán de la Salud le contrataba alrededor de 6.200 ingresos por un presupuesto anual de unos 13,5 millones de euros (el 21% del presupuesto total del hospital).

 "Le hemos propuesto comprar el hospital para convertirlo en el hospital que el mapa sanitario dice que falta en la zona del Vallès Occidental. El mapa sanitario preveía el hospital Ernest Lluch y el hospital Vicente Ferrer en Rubí y Cerdanyola", ha explicado el consejero este viernes. La operación supondría, según Comín, un desembolso de la Generalitat de entre 50 y 55 millones de euros por el edificio y las infraestructuras médicas, aunque falta saber cuál sería el montante que supondría contratar a todo el personal del hospital.  

Con todo, la otra parte implicada en el caso, el HGC, ha negado que tenga sobre la mesa cualquier tipo de "oferta formal" de compra del hospital. En un escueto comunicado, la dirección ha indicado que  "no existe ningún tipo de comunicación formal ni oferta firme por parte del Departamento de Salud para comprar el HGC". Por tanto, ha añadido, "no se puede estudiar ni analizar algo que no existe". Fuentes sanitarias consultadas por EL PAÍS han tildado además el órdago de Comín como "un chantaje" para que la empresa acepte "o todo o nada".

Comín, por su parte, ha contraatacado y ha garantizado que "hubo conversaciones entre directivos de una parte y de la otra y traspaso de documentación". "Una parte de la documentación de Salud está en manos de la empresa para que puedan valorar las ofertas. No les exigimos una fecha ni un término de respuesta", ha añadido el consejero, que ha asegurado que el precio que han puesto sobre la mesa es "fundamentalmente objetivo después de hacer una auditoría y un análisis previo". Fuentes consultadas por EL PAÍS han negado tales conversaciones y mucho menos traspaso de documentos. "No son cuatro paredes y cuatro máquinas. No es tan fácil. Se trata de un negocio porque la mayor parte de la actividad es privada", han advertido las mismas fuentes. Sólo en masa salarial, el HGC destina anualmente unos 61 millones de euros.

El consejero ha insistido en que la operación es un ahorro para las arcas de la Generalitat. "El equipamiento no es excesivamente caro, es menos que construir un hospital nuevo en Cerdanyola y Rubí", ha dicho. De llevarse a cabo la compra, el centro pasaría a ser una empresa pública propiedad del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). El titular de Salud no ha descartado, sin embargo, que puedan participar los ayuntamientos en esta operación y convertir el hospital en un consorcio público. "No lo descartamos pero no podemos hablar por los ayuntamientos. Si están interesados en participar, que lo hagan saber", ha dicho.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sin rescisión total del contrato

En cualquier caso, el plan inicial de seguir la estela de la Clínica del Vallès y trasladar la actividad pública del HGC a dos hospitales públicos de la zona, sigue en marcha. Comín ha confirmado que, independientemente de como se resuelva la oferta de compra, trasladará igualmente los pacientes públicos del HGC al Consorcio Sanitario de Terrassa (CST) y a la Mútua de Terrassa. El consejero ha matizado, no obstante, que no se tratará de una rescisión total del contrato como dijo en un principio, sino de una modificación, porque Salud tendrá que seguir contratando una parte de la radioterapia al HGC —ninguno de los dos hospitales públicos a los que se traslada la actividad tienen cabida suficiente para asumir la radioterapia que hacía el HGC—. "Desde un punto de vista técnico-jurídico no estamos hablando de una rescisión total del contrato, sino de una modificación porque una parte de la radioterapia se mantendrá en el HGC y, por tanto, el CatSalut le sigue contratando una parte de la actividad", ha explicado.

Comín ha reiterado que el plan de compra también es positivo para los trabajadores porque "pasarían a estar dentro del convenio de la pública, que es mejor que el de la privada". Los empleados del HGC se habían enfrentado al consejero y habían anunciado movilizaciones por temor a que las operaciones de desprivatización supusiese el despido de parte del personal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS