Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otros seis menores tutelados fueron víctima de una red pedófila

La organización criminal abusó, al menos, de 13 niños que estaban bajo la tutela de la Generalitat

Preservativos intervenidos en uno de los domicilios.
Preservativos intervenidos en uno de los domicilios.

La Generalitat ha anunciado este martes que han detectado seis nuevos casos de menores -cuatro de ellos ya han alcanzado la mayoría de edad- que también fueron víctimas de la red de pornografía infantil que durante 13 años produjo más de un millón de vídeos y fotografía sexuales en las que aparecían, al menos, 80 menores.

A principios de agosto los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil informaron de la operación policial que tuvo diversas fases. En un primer momento arrestaron al líder de la organización, Jean Luc A., que vivía en Tortosa (Tarragona) y al que se le decomisaron más de un millón de vídeos y fotografías en las que aparecían menores manteniendo relaciones sexuales.

Ninguno de los menores había denunciado los hechos. En un primer momento los agentes identificaron a 29 de las 80 víctimas, de entre 12 y 17 años, que aparecían en las imágenes. Siete estaban tutelados por la Generalitat (cinco en Tortosa y dos en Amposta). A este número deben sumarse seis menores más que están siendo tratados para superar los abusos sexuales.

Junto al líder de la trama, los cuerpos policiales detuvieron a seis personas más, uno de ellos un exertzaina de Barakaldo (Vizcaya). La propia consejera de Trabajo y Asuntos Sociales, Dolors Bassa, aseguró en el Parlament que la red actuó entre 202 y 2015 y tenía un alcance a nivel internacional.

La investigación comenzó en febrero de 2015 cuando en un centro de menores de Amposta ingresó un adolescente. Los Mossos d’Esquadra sospechaban algo pero no pudieron extraerle la información pero durante marzo y abril los equipos de atención a la infancia y adolescencia (EAIA) exploran al niño y observan que cae en diferentes contradicciones. De forma paralela, detectaron que tres adolescentes del centro residencial de acción educativa (CRAE) de Tortosa se fugan reiteradamente. Se extrema la vigilancia y detectaron “que los niños vuelven al centro con dinero, tabaco y tíquets, que demuestran que realizan gastos”. Tras estas investigaciones se desencadenó la actuación policial.

La DGAIA ha abierto un expediente informativo para revisar los casos de niños tutelados y jóvenes que habían tenido algún expediente abierto antes de 2012, ya que la red funcionaba desde hace años.