Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de los turistas que llegan a Barcelona repiten la visita

Un informe municipal alerta de la subida de precios de la vivienda y del intrusismo y la precarización del sector

Unos jóvenes llegan a un piso turístico.
Unos jóvenes llegan a un piso turístico. EFE

Barcelona se ha consolidado de tal forma como destino turístico que más de la mitad de los visitantes que recibe (8,3 millones en hoteles en 2015) son repetidores: el 52,5% de los que vinieron el año pasado lo hicieron por segunda vez. Y el 39% por “tercera o más”. Así lo revela el último Informe de Actividad Turística, que el Ayuntamiento presentará el jueves en el Consejo de Turismo y Ciudad, en el que participan 60 instituciones y entidades. El informe muestra como, tanto en 2015 como en 2016, todos los indicadores del sector crecen: visitantes alojados en hoteles (6,3% de enero a mayo), pernoctaciones (7,7%), gasto (330 a 375 euros)… y también la preocupación de los ciudadanos ante todo lo anterior.

En la reunión, el Ayuntamiento también presentará la Diagnosis Preliminar del Plan Estratégico de Turismo 2020. El análisis enumera las 10 tendencias del turismo en la ciudad y, además de aspectos positivos como el crecimiento de la actividad y la ocupación, también recoge la “disminución de la población empadronada y la afectación del precio de la vivienda en zonas de mayor presión”, la “despersonalización, intrusismo, precarización laboral y aumento de la economía sumergida”, o que los vecinos creen que “el futuro de Barcelona no pasa por atraer más turistas”.

Entre los retos, la diagnosis preliminar subraya cuestiones como el liderazgo público del sector, la gestión de los impactos negativos, la erradicación de las actividades ilegales o el empleo de calidad. La memoria de la diagnosis no estará lista hasta septiembre y las primeras propuestas de actuación en enero de 2017.

Las cifras el informe de la actividad turística dibujan también el perfil del turista en la ciudad. Un hombre (60,4% de los visitantes), extranjero, de unos 38 años, que llega en avión (80%), visita la ciudad en vacaciones y viaja en pareja. El gasto por medio por turista en 2015 fue de 880 euros (casi a partes iguales entre el viaje, el alojamiento y lo que gastaron en la ciudad). Eso sí, los que se alojan en hoteles gastan más: 1.160 euros. De todo lo que ven, la nota más alta la ponen a la arquitectura (9,1), a la cultura (8,8) y a “Barcelona en general”, 8,6. La peor nota: el ruido, con un 6,8. Por debajo del 8 figuran las playas, la calidad del aire, la accesibilidad y la limpieza.

Los vecinos de Barcelona, por su parte, ven el turismo como el cuarto problema de la ciudad, tras el paro, la inseguridad y la limpieza. Los que lo sitúan como primera preocupación saltaron del 3,8% de 2014 al 6,4% en 2015.

Sobre el impacto del turismo en el mercado laboral, en el primer semestre de 2016 la contratación se sitúa en 39.000 personas, el 17% del empleo creado en la ciudad. Con todo, en el periodo 2011-2015 los trabajadores de la hostelería han experimentado una pérdida de poder adquisitivo de tres puntos.

Más información