El sector moderado de la CUP intenta salvar los Presupuestos

El partido tendrá que volver a analizar su rechazo a las cuentas a petición de tres asambleas

Manifestantes de la CUP, ayer en la marcha contra el Plan Hidrológico del PP.
Manifestantes de la CUP, ayer en la marcha contra el Plan Hidrológico del PP.Joan Sánchez

Semana decisiva en la política catalana la que hoy comienza. Y no solo para aprobar, con notable retraso, los Presupuestos de 2016. De que el presidente Carles Puigdemont logre el apoyo de la CUP para las cuentas puede depender la continuidad de una legislatura. Las presiones de Junts pel Sí sobre los anticapitalistas están surgiendo efecto. El sector moderado de la CUP, que incluye Poble Lliure y algunas asambleas territoriales, se ha movilizado para volver a debatir las cuentas y abrir la posibilidad de permitir que los Presupuestos se debatan en el Parlament.

Los sectores moderados del partido consideran que los Presupuestos deben pasar, como mínimo, el primer trámite en el Parlament esta semana. Entienden que si esto no es posible, el pacto con Junts pel Sí quedará tocado y que se les responsabilizará de haber asestado un golpe casi mortal al proceso soberanista. El problema de este sector, según fuentes del partido, es que está menos movilizado que los otros grupos que forman la CUP, como Endavant, radicalmente contrario a aprobar las cuentas.

El consejo político, que reúne representantes de las asambleas territoriales y de las organizaciones que apoyaron su candidatura, decidió el 28 de mayo decidió presentar la enmienda a la totalidad. Hubo 29 votos a favor, 11 en contra y ocho abstenciones. “A esa reunión no fuimos muchos d los que consideramos que lo mejor es tramitar los presupuestos para presentar enmiendas parciales después”, explica un representante de una de las asambleas. “Esto no se repetirá”, asegura.

En el último momento

El consejo político del partido volverá a reunirse este martes por la noche, horas antes del debate sobre los Presupuestos en el Parlament. Esta reunión la han pedido tres asambleas territoriales, que quieren volver a debatir las cuentas y la estrategia a seguir.

Mientras los sectores de la CUP hacen equilibrios de poder Convergència siguió ayer con la presión. El líder del partido y expresidente catalán, Artur Mas, llegó a buscar paralelismos entre los anticapitalistas y el PP en un acto preelectoral en Barcelona. Recordando los “incumplimientos” de Mariano Rajoy con Cataluña, Mas pidió a la CUP que demuestre su compromiso con la gobernabilidad.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50