Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wanda cree tener permiso para tirar el edificio España y Carmena lo niega

"No soy un tirano, nunca querría derribarlo si pudiera utilizarlo. Además, el coste de renovarlo es mucho menor al de reconstruirlo", ha afirmado su presidente, Wang Jianlin

El empresario chino Wang Jianlin, presidente del grupo Wanda, señaló en una entrevista emitida el jueves por la televisión estatal de su país, CCTV, sobre su proyecto para reformar el madrileño edificio España: “El Ayuntamiento ha vuelto a hablar con nosotros diciendo que sí podemos demolerlo. Estamos esperando un documento escrito en lugar de una promesa verbal”. Fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible (Ahora Madrid) han negado tajantemente este extremo, asegurando que están “trabajando” dentro del marco de una “mesa técnica” con el grupo chino “bajo la premisa del respeto a la legalidad”, es decir, cumpliendo la prohibición de la Comisión Local de Patrimonio Histórico de derribar las fachadas y los alzados laterales del rascacielos.

El edificio España, en la plaza homónima de Madrid. Ampliar foto
El edificio España, en la plaza homónima de Madrid.

Wang ha añadido sobre el rascacielos: "Es un edificio emblemático, pero no histórico. Por su localización, en frente del Palacio Real y alrededor de varios edificios del gobierno, tiene un valor simbólico. Pero mucha gente sabe que edificio España no está protegido por su valor histórico, de hecho se hizo hace 50 años". Esta última afirmación es falsa a medias: el edificio sí está protegido por su valor historico-cultural, aunque es cierto que probablemente pese en ello más su valor simbólico que arquitectónico.

Sobre su proyecto de reforma, Wang explicó: "Han sido los expertos españoles, no nosotros, los que dijeron que la corrosión de las barras de acero ha provocado que el edificio no pueda aguantar su peso y que tenía que ser demolido. No soy un tirano, nunca querría derribarlo si pudiera utilizarlo. Además, el coste de renovarlo es mucho menor al de reconstruirlo".

Los expertos a los que se refiere son empresas contratadas por Wanda para este proyecto; el Ayuntamiento ha aportado varios informes que indican que la reforma se puede hacer sin tirar el edificio, es decir, cumpliendo el dictamen de la comisión.

Wang ha incidido en cómo afectó el cambio político del pasado mayo (cuando Ahora Madrid sustituyó al Partido Popular en la alcaldía) a su proyecto: "El partido que gobernaba entonces estuvo de acuerdo con nuestro modelo de reconstrucción y dijo que podría suponer ciertos ingresos por impuestos y crear entre 400 y 500 puestos de trabajo. Pero después de las elecciones el partido de la oposición rechazó el acuerdo que habíamos firmado"

"Como el nuevo Gobierno no estaba de acuerdo, no quisimos provocar más y anunciamos la intención de venderlo y cancelar la inversión. Planeamos también otro proyecto turístico mayor que finalmente trasladamos a Francia. Entonces los ciudadanos españoles presionaron al Gobierno porque la situación laboral en el país es precaria. Ahora el Ayuntamiento ha vuelto a hablar con nosotros diciendo que sí podemos demolerlo, pero estamos esperando un documento escrito".

"Al hacer negocios con los Gobiernos en occidente, el cambio de dirección política debe ser tomado en consideración. Este caso es una buena lección para las empresas chinas que tienen planes de invertir en el extranjero. Tienen que ser cautelosas al invertir en proyectos sin obtener el permiso oficial de planificación", añadió Wang.

Interior del edificio España, abandonado desde hace años. ampliar foto
Interior del edificio España, abandonado desde hace años.

Carta de Wanda al Ayuntamiento

El pasado 20 de abril, el Ayuntamiento dio por desactivado este conflicto al recibir una carta con la “respuesta satisfactoria” de Wanda a la misiva que le habían enviado dos semanas antes. En ella, el gobierno municipal pedía “una carta confirmado su voluntad” de “continuar con la tramitación del estudio de detalle” del proyecto. “Nos han contestado de forma positiva solicitando la reanudación del proyecto y, tal y como les ofrecimos, la conformación de un equipo de trabajo para ir de la mano y facilitarles la obra”, explicó el 20 de abril el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

Wanda compró el edificio España (construido en 1957, de 117 metros de altura y 28 plantas, y ubicado en la plaza que le da nombre) por 265 millones de euros al Banco Santander en julio de 2014. La Comisión Local de Patrimonio Histórico dictaminó en marzo de 2014 que las fachadas y los alzados laterales debían mantenerse, pero el grupo chino volvió a consultarlo el pasado verano, alegando que la obra no era posible de esa forma. La respuesta del organismo, que preside la directora regional de Patrimonio, Paloma Sobrini (Partido Popular), fue la misma: las fachadas eran innegociables.

Wanda había alegado que, en los edificios protegidos con grado 3 parcial (como es el caso), “la normativa de obras del Plan General de Ordenación Urbana permite, de forma excepcional, el desmontaje y reconstrucción con los mismos materiales, forma y dimensiones, cuando no sea técnicamente posible la ejecución de la obra permitida manteniendo un elemento catalogado”. Tanto el Ayuntamiento como la Comisión Local de Patrimonio Histórico se pronunciaron en contra de su petición al considerar que esa excepción reglada se refiere únicamente a elementos puntuales, como una barandilla o una balaustrada, pero de ninguna forma permite tirar abajo el edificio entero.

Respuesta "satisfactoria" de Wanda

En su carta del pasado 6 de abril a Wanda, el Ayuntamiento insistía: “Cuando, en el transcurso de la obra, se compruebe que pueda verse afectado de manera puntual algún elemento de la fachada protegida, podrá aplicarse con carácter excepcional [este artículo], pudiendo solicitarse en este caso su desmontaje y posterior reconstrucción. Pero prevalece siempre la protección parcial del edificio, que obliga al mantenimiento físico de las fachadas”.

Una vez recibida la respuesta “satisfactoria” del día 20, el Ayuntamiento procedió a aprobar el estudio de detalle de la reforma, elaborado por el estudio de arquitectos de Norman Foster (de cuyos servicios ya ha prescindido el grupo chino), y que llevaba ya meses a la espera de su validación por parte del gobierno municipal, que lo había pospuesto hasta tener la confirmación definitiva de que el proyecto seguía adelante. Después, se constituyó la mesa técnica con Wanda para hallar la forma de realizar la reforma sin tirar las fachadas. Y en ese punto se está, según fuentes municipales, diga lo que diga el magnate chino.

Adiós a la Operación Campamento

Wanda cree tener permiso para tirar el edificio España y Carmena lo niega

En su entrevista para la televisión estatal china, el presidente de Wanda, Wang Jianlin, ha reconocido que España es uno de los pocos “puntos negros” en la estrategia de expansión global de su empresa. En concreto, se ha referido sin mencionarlo a su proyecto para hacerse con los terrenos de la conocida como Operación Campamento: “El mayor proyecto turístico que planeábamos en España lo hemos trasladado a Francia”.

El grupo chino había presentado al Gobierno (Partido Popular) un proyecto para desarrollar este ámbito de antiguos cuarteles al suroeste de la capital. Precisaba para ello que el Ministerio de Defensa subaste el suelo (2,1 millones de metros cuadrados), pero la incertidumbre política a nivel estatal paralizó la operación. Entre sus planes estaba construir allí el mayor parque acuático cubierto de Europa; Wanda ha anunciado recientemente un proyecto similar, EuropaCity, en las afueras de París, con una inversión de 3.000 millones de euros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram