Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una niña de tres años se queda tetrapléjica tras una infección por un enterovirus

Nueve niños infectados fueron ingresados por daños neurológicos en la UCI y al menos dos continúan hospitalizados con pronóstico reservado

Pediatría del Hospital Vall d'Hebrón, donde fue tratada la niña.

Un enterovirus ha puesto en jaque a los pediatras catalanes. Aunque no hace ni dos días que el Departamento de Salud lanzó una alerta al detectar alteraciones neurológicas en unos 40 niños infectados por este virus, el primer caso diagnosticado se remonta al pasado febrero. La niña, de tres años, sufrió una mielitis (inflamación de la médula espinal) que la ha dejado tetrapléjica y con ventilación mecánica. Al menos nueve de los 40 menores tuvieron que ser ingresados en la UCI y dos todavía permanecen hospitalizados “con pronóstico reservado”, según Salud.

El enterovirus es una familia de microorganismos a la que pertenecen, por un lado, los virus de la polio (poliovirus) y otro centenar de serotipos que circulan especialmente en esta época del año y suelen provocar infecciones respiratorias o gastrointestinales de carácter leve. En la alerta lanzada por Salud, son las cepas del virus no polio las que han provocado alteraciones neurológicas en una cuarentena de menores de seis años. Este microorganismo se transmite por vía fecal-oral o a través de secreciones respiratorias (tos, estornudos y mocos).

La pequeña de tres años es el caso más grave registrado. Estaba infectada por el serotipo D68, una cepa muy agresiva que provoca parálisis parecidas a las de la polio. La niña ha pasado varios meses ingresada en la UCI del hospital Vall d'Hebron de Barcelona y hace tres semanas fue trasladada al Instituto Guttmann, un hospital de referencia en neurehabilitación. Según el doctor Joan Vidal, responsable de la unidad de lesionados medulares, “la menor es consciente de todo, ya que sólo tiene afectación motora”. La tetraplejia derivada de la mielitis que le provocó el virus sólo le permite mover la cabeza, apenas puede hablar y respira a través de ventilación mecánica.

Fuentes consultadas por EL PAÍS aseguraron que también hay otros dos menores ingresados en la UCI de Vall d'Hebron con afectaciones neurológicas pero se encuentran “estables”. El hospital Joan XXIII de Tarragona también ha atendido casos vinculados al enterovirus.

Tras enviar un escueto comunicado en el que sólo se informaba de que los pediatras aplicarían un protocolo especial para extremar la diagnosis, Comín salió ayer en TV3 para calmar los ánimos y la rumorología en torno a las infecciones por este virus. “La preocupación de los médicos es que estas infecciones no deriven en encefalitis [una infección en el tronco cerebral y el encéfalo que provoca somnolencia, inestabilidad en la marca, temblores y parálisis]”, reconoció.

Más allá de estas declaraciones por la mañana, nadie en el departamento de Salud quiso actualizar la información del caso durante la jornada. Ante este mutismo, los expertos también han hecho un llamamiento a la calma. “Es muy importante tomar medidas preventivas como el lavado de manos”, indicó Fernando Moraga Llop, presidente de la Sociedad Catalana de Pediatría.

Aunque ya se habían descrito daños neurológicos vinculadas al enterovirus, sobre todo al serotipo D68, los expertos desconocen el motivo de este brote. “Las infecciones pueden ser porque los virus son más agresivos o también está la hipótesis de que estos niños pueden tener una base genética sobre la que el virus es más patógeno”, explicó Moraga.

Más información