Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts Pel Sí y el PP tumban el debate sobre la ILP de educación

Las dos formaciones presentan enmiendas a la totalidad e impiden que se debata la propuesta ciudadana validada por 66.000 firmas

Manifestación de estudiantes durante los años de recortes
Manifestación de estudiantes durante los años de recortes

Apenas un par de horas fue lo que duró el periplo de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) de educación por la cámara del Parlament. Junts Pel Sí (JxSí) y el PP tumbaron ya en el primer asalto la propuesta ciudadana que apostaba por renovar la ley de educación y redirigir el modelo de enseñanza de Cataluña hacia una educación pública "de calidad, en catalán, gratuita e universal". Ambas formaciones presentaron sendas enmiendas a la totalidad e impidieron que la ILP, apoyada por 95.000 firmas ciudadanas, continuase su curso parlamentario y fuese debatida en el hemiciclo. La propuesta fue apoyada por Catalunya Sí Que Es Pot, la CUP y PSC. Ciutadans, pese a mostrar su desacuerdo con la ILP, se abstuvo.

"Pedimos que dejen que el debate prospere. Para que un país sea posible, otra educación es necesaria", sentenció Rosa Cañadell, portavoz de los promotores de la iniciativa. La ILP, promovida por la Asamblea Groga (formada por padres, estudiantes, profesores, maestros y entidades sociales), se admitió a trámite en el Parlament en el verano de 2014, pero no ha sido hasta este miércoles cuando el documento ha entrado en el hemiciclo como una propuesta de ley del sistema educativo.

En palabras de Cañadell, la ILP defiende como principios básicos, entre otras medidas, "la gratuidad total desde la guarderia hasta la universidad, la reducción de los conciertos educativos hasta su desaparición, la recuperación democrática de los centros y unas condiciones dignas para los trabajadores de la enseñanza". La propuesta también exige destinar el 6% del PIB de Cataluña a la educación.

Ante las enmiendas a la totalidad de JxSí y PP, los promotores de la ILP pidieron que, pese a su desacuerdo, retirasen las enmiendas para que el texto se debatiese al menos en el Parlament. Pero ni JxSí ni PP dieron tregua a la propuesta. Apelando cada uno a sus propias motivaciones, las dos formaciones se dieron la mano y con sus votos tiraron abajo la ILP. Para la diputada popular, María José García, la iniciativa ciudadana culpa a la enseñanza privada del fracaso de la pública y el PP  no comparte esa postura. Además, señaló García, "la ILP es incompatible con el marco jurídico catalán, español y el europeo. No es la solución al problema que hay en la educación catalana y empeoraría el sistema en su conjunto". Por su parte, la diputada de JxSí Anna Simó apeló a su programa electoral —que promete no derogar la ley de educación de Cataluña (LEC), sino desarrollarla— para justificar su enmienda. "Queremos iniciar un debate sobre la educación, un debate para establecer los cambios relevantes en la educación y sentar las bases de una ley de educación con competencias exclusivas. Esta ILP no debe ir a la papelera, debe estar en el debate", justificó Simó.