Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de familias viven con angustia la falta de plazas en sus colegios de elección

En el Ensanche de Vallecas, 110 niños de 3 años no tienen centro en su zona

Vecinos del PAU de Vallecas están recogiendo firmas para que la Comunidad les garantice plaza en el centro escolar que han elegido para sus hijos.
Vecinos del PAU de Vallecas están recogiendo firmas para que la Comunidad les garantice plaza en el centro escolar que han elegido para sus hijos.

Verónica Calabria y su marido están pensando en mudarse. No porque les hayan subido el alquiler; al contrario, residen en una vivienda que les renta un familiar por la mitad del precio de otra del mismo tamaño en la zona. Tampoco porque hayan cambiado de trabajo. Simple y llanamente porque no tienen esperanzas de que a su hijo de 2 años y medio el año que viene pueda estar escolarizado en alguno de los seis colegios públicos que han elegido en la zona. “Nuestras opciones son mínimas. El apellido de mi hijo es García y este año la letra de corte es la ‘N’, así que vamos a ser de los últimos en poder elegir”.

Calabria y su familia viven en el Ensanche de Vallecas. La suya y otras 218 familias se han quedado por el momento sin la plaza que habían elegido para sus hijos de tres años el próximo curso. Cuando la semana que viene salgan las listas definitivas, seguirán faltando 110 plazas escolares en la zona, según la Asociación de Vecinos del barrio. Sin embargo, informa la Consejería, "a día de hoy existen 107 plazas vacantes para Educación Infantil de 3 años en los colegios públicos del distrito de Villa de Vallecas para el próximo curso. Se trata de una amplia oferta de plazas escolares públicas para atender adecuadamente la demanda de las familias".

En opinión de Calabria y otras cabezas de familia entrevistadas para el artículo, el problema es que en la zona hay colegios muy demandados y otros que lo son muy poco. "A estos centros los utilizan como guetos y los llenan de niños de zonas problemáticas como la Cañada”, en palabras de Calabria.

Verónica se está informando. Ya ha hablado con dos colegios públicos en Daganzo, un pueblo 36 kilómetros dirección norte. “Me han dicho que no hay problema y que además tienen la obligación de darnos sitio. Estamos esperando a que salga la lista definitiva. Si el 6 de junio nos quedamos sin un colegio que nos guste, nos mudamos. No estoy dispuesta a llevar a mi hijo a un centro en Moratalaz. Y no es un farol. Lo estamos pensando muy en serio”.

Hace ya dos meses 12.000 familias de la zona presentaron sus firmas ante la Consejería de Educación solicitando la apertura de un nuevo colegio público. Algunos padres han intercambiado cartas con la Consejería y con la mismísima presidenta, Cristina Cifuentes. Pero de momento no han recibido la noticia que buscan: que se amplíen las plazas en los colegios que eligen para sus hijos. También han intercambiado correos con las Asociaciones de Padres de los colegios en los que piden que se abran líneas de refuerzo pero estos en muchas ocasiones no quieren que sus centros de vean llevados al límite de su capacidad.

“Más o menos todos los años, desde 2010, nos faltan del orden de 100 plazas”, dice Rosa María Pérez, presidenta de la asociación de vecinos del Ensanche de Vallecas. “Los colegios de la zona están colapsados. Lo que pedimos, además de un nuevo centro, es que abra de nuevo el Juan de Herrera como provisional. Y que no manden a los niños al Ciudad de Valencia, en Santa Eugenia, porque las familias tardarían entre media hora y tres cuartos en llegar en transporte público”.

En total, la Comunidad ofrece inicialmente para el próximo curso para niños de 3 años, que se incorporan al primer ciclo de Infantil, 36.000 plazas en centros públicos y 26.000 en concertados. Pero al igual que en el Pau de Vallecas faltan plazas en Getafe, Pinto, Leganés, Alcorcón, Móstoles, Parla o Aranjuez, entre otros. A pesar de todo, si comparamos el porcentaje de niños que han sido admitidos en su primer centro público de elección infantil a los 3 años, la cifra ha ido mejorando, pasando de un 85,50% en el curso 2006/2007 a un 93,6% el curso pasado.

“Desde hace tres años, cuando se descentralizó el proceso y desaparecieron las comisiones de escolarización, es muy difícil saber el número de alumnos afectados”, dice Isabel Galvín, de Comisiones Obreras. “En Móstoles, por ejemplo, solo hay una plaza vacante, para alrededor de 400 niños. Las familias al final se tienen buscar la vida en centros concertados, que hay 80 nuevos en desarrollos urbanísticos aunque a las familias no les guste”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram