Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo ve en la causa de la hepatitis C un “juicio sumarísimo”

La oposición acusa al presidente gallego de tramitar fármacos vitales para los enfermos “como si fueran licencias de obra”

Feijóo, este miércoles durante la sesión de control.
Feijóo, este miércoles durante la sesión de control.

¿Qué criterios clínicos justifican una demora de ocho meses en la dispensación de un tratamiento a un enfermo grave? La pregunta, formulada por la oposición al PP tras la imputación de dos cargos de la Xunta por retrasar fármacos a pacientes de hepatitis C, se ha quedado este lunes sin respuesta en la sesión de control al presidente gallego, el popular Alberto Núñez Feijóo. Feijóo, cuyo gobierno está acusado por la fiscalía de homicidio imprudente por escatimar los medicamentos para ahorrar gasto público, se ha defendido calificando de “trampa moral inadmisible” la vinculación que el ministerio público establece entre la austeridad y la muerte de ocho enfermos y enarbolando los 130 millones de euros que Galicia ha destinado a financiar los fármacos contra esta dolencia, “por encima de la media española” y “muy por delante de Andalucía”.

Feijóo ha afirmado que esos 130 millones equivalen a “un hospital comarcal” y a “60 centros de salud” y ve en la causa judicial y los ataques de PSdeG-PSOE, BNG y AGE un “insulto a los médicos” y un “juicio sumarísimo” a la sanidad pública. El presidente de la Xunta sostiene que en la comisión del Servizo Galego de Saúde (Sergas) que tardó meses en autorizar los costosos tratamientos que los médicos recetaron a los enfermos de hepatitis C “primó exclusivamente el interés de los pacientes”. Según Feijóo, los cargos del Sergas en este órgano, que declararán este jueves como investigados por prevaricación, “no eran los que decidían los tratamientos sino los que los tramitaban”, una función que sí correspondía a los cinco médicos que integraban la comisión, a quienes la Xunta siempre se ha negado a identificar.

Los tres grupos parlamentarios de la oposición que han intervenido –PSdeG, BNG y AGE- han coincidido en afearle a Feijóo su “falta de empatía” con la angustia de los enfermos de hepatitis C, que protestaron desde el principio por las largas esperas a las que fueron sometidos para recibir un fármaco que multiplicaba sus esperanzas de curación. “Usted no sabe ponerse en la piel de las personas que sufren, por eso habla con ese desprecio”, le ha reprochado el portavoz de AGE, Antón Sánchez, quien se ha preguntado qué “credibilidad” tiene la Xunta frente a los médicos que denunciaron las demoras y denegaciones de fármacos “dando la cara por sus pacientes”.

El diputado socialista José Luis Méndez Romeu ha recordado que el día que se conoció la apertura de diligencias por parte del juez el presidente de la Xunta estaba en Madrid “en un hotel de lujo, con sus amigos y la gente rica, hablando del déficit pero no de sus consecuencias”. Francisco Jorquera, del BNG, ha acusado a Feijóo de tramitar los tratamientos de la hepatitis C “como si fueran licencias de obra” y ha añadido que el dirigente popular, que redujo el caso a “dos o tres pacientes”, “parece razonar” como Stalin, autor de esta “terrible frase”: “Una sola muerte es una tragedia, un millón de muertes es una estadística”.