Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Munté tilda de “penoso” que Rajoy rechace que Cataluña acoja refugiados

La consejera considera que el "enfado" demuestra la nula capacidad de respuesta del Gobierno ante la crisis humanitaria

La consejera de Presidencia, Neus Munte.
La consejera de Presidencia, Neus Munte.

La consejera de Presidencia de la Generalitat, Neus Munté, tildó ayer de “absolutamente penosa y lamentable” la airada reacción del Gobierno central tras conocer que el president Carles Puigdemont ha enviado una carta al comisario europeo de Inmigración para decirle que Cataluña podría acoger a 4.500 refugiados. Munté sostuvo que el ejecutivo catalán actúa “ante una crisis humanitaria sin precedentes, ante la situación que sufren día a día tantas personas que huyen de sus países, y ante la inacción de la Unión Europea”.

A su juicio, que el Gobierno central se “enfade” y “ridiculice” la acción de Puigdemont es “absolutamente lamentable y demuestra que su capacidad de respuesta ante la crisis humanitaria es cero”. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acusó ayer a Puigdemont de haberse saltado el consenso unánime del Parlamento sobre la posición de España ante el conflicto de los refugiados en la UE y de haber actuado “solo”, “unilateralmente” y “sin consensuarlo con nadie”.

Munté insistió en que Cataluña está preparada para acoger a quienes están “huyendo de la guerra” y la consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Dolors Bassa, apostó por no depender de las decisiones del Gobierno central, por lo que apuesta por “tirar por un atajo” en este asunto y “pasar de Madrid”. En una entrevista con Catalunya Ràdio, Bassa alegó que el Estatut de Autonomía contiene artículos que permite trazar políticas de acogida e integración. “Lo tenemos que coger por ese lado y pasar de lo que se decida en Madrid”, dijo.

Apoyo de Iceta

La consejera recordó que el Gobierno central se comprometió a acoger 16.000 refugiados y que “sólo han llegado 18”. Bassa subrayó que Cataluña podría acoger cerca de 5.000 personas, una cifra que representa el 0,06% de la población de Cataluña y que ya hay 500 viviendas preparadas por si llegasen estos refugiados.

El líder del PSC, Miquel Iceta, aplaudió ayer la iniciativa de Puigdemont aunque lamentó que las Administraciones no vayan en este punto de la mano y haya “recelos” que no deberían existir. El convergente Jordi Turull tildó de “espantosa” la reacción del Gobierno y el republicano Gabriel Rufián de “miserable”. “Se la veía [a Saénz de Santamaría] tan enfadada, que refleja así su catadura moral”.