OPERACIÓN PUNICAPerfil
i

Hija política del testaferro de la Púnica

La exdiputada comenzó su andadura política como 'número tres' del socio de Marjaliza

Eva Borox charla hoy en la Asamblea con diputados de su partido.
Eva Borox charla hoy en la Asamblea con diputados de su partido.LUIS SEVILLANO

Eva Borox, la diputada de Ciudadanos que esta tarde ha dimitido de su cargo en la Asamblea de Madrid, es hija política de Antonio Serrano, uno de los dos testaferros de las empresas de David Marjaliza, cabecilla de la trama de corrupción Púnica, a la que se investiga por blanqueo, organización criminal, tráfico de influencias, cohecho y fraude. Serrano es uno de los imputados y Marjaliza ha asegurado en su declaración judicial que Borox (Madrid, 1971) está implicada en la red. Unas fotos de ambos juntos publicadas en La Sexta han desencadenado su dimisión.

Borox, que podría volver a su puesto como administrativa en el Ayuntamiento de Valdemoro, fue la secretaria de José Huete, el alcalde socialista de esa localidad durante 16 años (1983-1999). Prosiguió en el Consistorio pese a que en 1999, tras un juego de sillas, Huete se apartó de la primera línea política y el PSOE presentó como candidato a la alcaldía a Serrano, hasta entonces concejal de Urbanismo.

Más información

Serrano pugnó por el puesto de regidor contra su íntimo amigo Francisco Granados, quien terminó ganando la vara de mando con mayoría absoluta. En 2003 Granados revalidó la mayoría y a golpe de ladrillo convirtió un pueblo de 19.000 habitantes en una urbe de 80.000. Borox había ocupado en 2003 el tercer puesto de la lista socialista y tras la dimisión de Serrano –“invitado” por el PSOE tras perder dos elecciones- en 2014, y del segundo, Juan Francisco Marcos, con el que mantenía una tensa relación, ella se convirtió en la portavoz socialista.

Borox ha mantenido siempre que su papel en el Consistorio era muy secundario, pero los socialistas que después tomaron el mando, encabezados por Margarita Peña, afirman que no presentaba alegaciones al desmadrado plan urbanístico, aprobado por unanimidad, o no denunciaba posibles amaños de contratos que con el tiempo han salido a la luz.

En 2007 Borox fue expulsada del PSOE, tras comprobar Ferraz que Marjaliza y Granados habían llegado a controlar a la mitad de los 331 militantes y a Serrano. Cada mes se daban de alta 50 nuevos afiliados. Parte de los intrusos procedían del PP. Borox ha dicho siempre que no fue expulsada, sino que decidió no volver al PSOE después de que el secretario regional Rafael Simancas ordenase disolver la agrupación. A Borox por entonces el partido ya le había abierto expediente.

Serafín Faraldos, exportavoz socialista en Valdemoro, asegura que Borox abandonó la portavocía llevándose consigo toda la documentación municipal, lo que obligó a su grupo a investigar la presunta corrupción en el epicentro de la Púnica desde cero. “Cuando denunciamos que Granados había amañado el desarrollo donde se construyó el hotel Restón, por ejemplo, nos dijo el juez que el delito ya había prescrito”.

A preguntas de EL PAIS en abril de 2015, Borox defendió su actuación como portavoz socialista: “Cada vez que hacíamos una propuesta o teníamos que votar algo en el pueblo teníamos que mandar toda la documentación al PSM para que nos dijera cómo teníamos que actuar o votar incluso en los plenos”. Es más, aseguró que fue ella quien denunció al PSM el incendio de un coche de Francisco Granados (a nombre de un constructor local), la adjudicación de viviendas de protección oficial a familiares de concejales del PP o una modificación urbanística en El Espartal que permitía construir más de 4.000 viviendas. “Nunca me hicieron caso”.

Tras la expulsión del PSOE, Borox se afilió al Centro Democrático y Social (CDS) y, tras la disolución del partido, al Centro Democrático Liberal (CDL) del que fue elegida en 2012 presidenta. En 2014 el partido decidió integrarse en el proyecto de Albert Rivera en Ciudadanos y Borox llegó a ocupar el décimo puesto en las elecciones europeas por esa última formación.

Pese al revuelo mediático por su expulsión del PSOE, Ciudadanos colocó a Borox como su número tres y se encargó de coordinar las listas electorales de la formación en los municipios del sur de Madrid. Mientras su marido, Raúl del Olmo, es hoy primer teniente alcalde de Valdemoro. Falta por ver si mañana este, que aparece en amistosas fotos con Marjaliza, también renuncia.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50