Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aneri pidió a su padre cientos de datos secretos de la Seguridad Social

La Policía pide un listado de las consultas que el funcionario hizo en este organismo entre 2010 y 2014

El empresario cordobés José Luis Aneri Molina.
El empresario cordobés José Luis Aneri Molina.

José Luis Aneri, uno de los cabecillas de la trama de corrupción que estafó más de 4,5 millones de euros de fondos de formación a la Comunidad de Madrid, encargó a su padre, José Luis Aneri Moreno, trabajador de la Tesorería de la Seguridad Social en Córdoba, que consultase datos secretos de la Administración. El objetivo de Aneri era rellenar listados de alumnos falsos para incluirlos en la documentación con la que simulaba ante las instituciones la realización de los cursos. Aneri intentó que su padre consultase si centenares de personas estaban dadas de alta como autónomas en la Seguridad Social.

Las 128 cajas de documentación y los servidores informáticos que la Brigada de Policía Judicial incautó en las oficinas y domicilios de Aneri —imputado por los delitos de malversación de fondos públicos y alzamiento de bienes— contienen mucha información relevante. Los investigadores, además de constatar que manejaba 40 empresas tapadera y buscaba decenas más para simular facturas falsas, han descubierto que pretendía valerse de topos dentro de la Administración para consultar datos personales de ficheros secretos. La red manejó al menos 15 millones de euros en partidas para formación. Y Aneri usó a su propio padre, funcionario de la Subdirección de Recaudación de la Tesorería General de la Seguridad Social de Córdoba, para realizar esas búsquedas, según las pruebas incautadas.

Para llegar a esa conclusión ha sido clave el intercambio de correos que José Luis Aneri mantuvo con su hermano y subordinado en el entramado empresarial, Joaquín, entre el 20 de septiembre y el 8 de noviembre de 2012. A las 14.30 horas del 8 de noviembre José Luis Aneri escribió a Joaquín: “Necesito le pases estos dos listados a papá. Necesitamos saber si están datos de alta en el Régimen Especial de Autónomos en el momento de la consulta y su fecha de nacimiento. La fecha tope para tener estos datos es el día 16 de noviembre”.

Nombres sacados del ‘Boletín Oficial de la Comunidad’

El informe policial, al que ha tenido acceso EL PAÍS, revela que la red de Aneri extraía del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid los datos para inscribir alumnos en los cursos por los que cobraba a la Administración regional. Así lo explica Aneri en un correo a su hombre de confianza, Felipe Granados, el 27 de diciembre de 2011 a las 10.51: “Para los listados de este año quiero meter personas que residan actualmente en Madrid. Para ello necesito que generes un Excel con 2.000 personas físicas que contemple el nombre completo y DNI. Debes sacar estas 2.000 personas de los últimos BOCM publicados de la Comunidad de Madrid. Te adjunto pantallazos de los pasos a seguir”.

En ellos explica cómo conseguir en Internet la letra correspondiente a cada DNI.

A las 16.06 horas del mismo 8 de noviembre de 2012 Joaquín le contesta: “Ok, ahora le aviso y se lo hago llegar lo antes posible. Primero que mire los inmigrantes y luego las mujeres y que nos lo vaya dando diariamente en la medida de lo posible. Antes de pasarle los inmigrantes, los comprobaré, vaya a ser que ya estuvieran en otros listados anteriores”. José Luis asiente y le traslada en un tercer correo instrucciones para su padre de: “Pásale a papá tacadas de 100 para que las mire en una semana”.

Todo está escrito en un informe policial, al que ha tenido acceso EL PAÍS, datado el 13 de agosto de 2014 en Madrid e incorporado a la causa. “En un servidor contratado en exclusiva por José Luis Aneri existen varios e-mails entre los hermanos José Luis y Joaquín Aneri Molina en los que hablan de pasar listados de alumnos para los cursos al padre de ambos para que los mire, ya que necesitan saber si están datos de alta en el Régimen de Autónomos”.

Los investigadores tratan de saber ahora si el padre de los Aneri realizó esa tarea y han solicitado a la juez que reclame a la Tesorería de la Seguridad Social las búsquedas informáticas realizadas por el funcionario José Luis Aneri Moreno entre 2011 y 2013. Su sospecha, tal y como figura en el atestado, es que el padre “sería una pieza fundamental para cumplimentar acciones formativas fraudulentas, y podría imputársele un delito de revelación de secretos”.

Que parte de las personas inscritas en los cursos no recibieron esas clases —de informática, portugués o de cómo sentarse en la oficina para no sufrir lesiones— queda patente en los más de 8.000 folios que acumula la causa. Doscientos alumnos que figuraban en los listados de la Comunidad han negado a la policía y la juez que hubiesen acudido a esas clases. Otros que estaban registrados en 10 cursos reconocieron su asistencia a uno. Ese era uno de los trucos para conseguir el mayor número de alumnos posible: captarlos a través de cursos reales en alguna asociación y replicarlos en otros a los que nunca se apuntaron.

Una noche matriculando Varias trabajadoras de la empresa Sinergia Empresarial Avanzada, la sociedad de Aneri que canalizaba toda esa actividad corrupta, confirmaron a los agentes que los listados de los alumnos eran competencia de José Luis Aneri hasta que en noviembre de 2012 fue su hermano Joaquín quien asumió esa tarea.

La documentación que figura en el Juzgado de Instrucción numero 9 de Madrid relata verdaderas carreras contrarreloj en las oficinas de Aneri para falsear los listados de los alumnos. Una de las empleadas de la red cuenta en un mail a su jefe: “Joaquín y yo estuvimos matriculando alumnos toda la noche. He podido cerrar cinco, solo queda un grupo”. Todo está en manos de la juez que ahora indaga si los departamentos de Empleo del Gobierno regional entre 2010 y 2014 tuvieron alguna responsabilidad en el fraude.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información