EH Bildu presenta su propia Ley de Consultas en el Parlamento vasco

Intenta sumarse al pulso de los soberanistas catalanes

EH Bildu va a poner a prueba la solidez de la estrategia pactista del PNV. Esta mañana, mientras en la comunidad catalana los 52 diputados que suman Ciudadanos, PSC y PP en el Parlament de Cataluña anunciaban que van a presentar unidos un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional contra la admisión a trámite de la declaración independentista de Junts pel Sí y la CUP, la izquierda abertzale ha presentado en el registro de la Cámara vasca una proposición de Ley de Consultas que dé carta de naturaleza a un referéndum de independencia en Euskadi.  "Mientras en Madrid se está formando el frente del no, de la negación y de la imposición, esta es nuestra respuesta", ha dicho el presidente de Sortu y portavoz parlamentario de EH Bildu, Hasier Arraiz. La izquierda abertzale ha advertido: si en Euskadi se aprueba la ley y el Poder Judicial la paraliza en Madrid "entraremos en un escenario de confrontación política, y estamos preparados para ello, para asumir las consecuencias que sean", aunque no ha precisado cuáles.

Más información
EH Bildu anuncia una ley de consulta para votar la independencia en 2016
Ibarretxe augura que Euskadi será independiente en 2030
EH Bildu entiende la independencia como “una necesidad, una oportunidad”
EH Bildu emplaza al PNV a “sumar voluntades” hacia la independencia

El PNV cree que "se trata de una operación cosmética" de la izquierda abertzale destinada más para el consumo interno que para construir una alternativa. "Bildu empieza a construir la casa por el tejado. Si de verdad tuvieran voluntad de acuerdo en este aspecto tan importante, habrían hecho una labor de cocina previa, y dónde mejor que en la propia Ponencia de Autogobierno", han indicado fuentes oficiales del partido.

La izquierda abertzale quiere que el Parlamento vasco se convierta en una asamblea soberana y que pueda tomar decisiones. "Hay 21 parlamentarios que lo tenemos meridianamente claro, y hemos hecho los contrastes jurídicos para dar cauce al texto si hay voluntad política para ello, aunque en Madrid el poder Judicial tiene más de político que de jurídico", ha dicho. A continuación ha asegurado que si finalmente es así, y en Madrid se paraliza, apelarán a la legitimidad democrática que les dan los votos y que solo responderán ante los ciudadanos. "Si no hay voluntad política para darle cauce, apelamos a la legitimidad democrática que nos ha dado la ciudadanía. Porque si no hay voluntad política para ello, entraremos en un escenario de confrontación política y EH Bildu está preparada para ella". Según ha dicho "solo vamos a obedecer al mandato de la ciudadanía vasca, y no obedecemos a lo que Madrid pueda pensar, y mucho menos cuando su posición política sea la de vulnerar los derechos que le corresponden al Pueblo vasco".

La independencia de Euskadi debe de confluir con la de Navarra y las provincias vasco francesas

Sin embargo, sin los 27 escaños del PNV la iniciativa no tiene demasiado recorrido y salvo el gesto de la izquierda abertzale, el Gobierno de Mariano Rajoy no tiene de qué preocuparse. Al menos de momento, Euskadi no va a convertirse en un foco de tensiones, y el ejecutivo vasco va a mantener su táctica a la espera de un nuevo escenario que posibilite un nuevo ciclo político más permeable a una eventual reforma constitucional. Fuentes del PNV han asegurado que "vamos a seguir haciendo política responsable" y primando los acuerdos. Y, según sostienen, para eso, antes de poner los instrumentos sobre la mesa, "debemos ponernos de acuerdo sobre qué vamos a decidir, quiénes vamos a decidir, cuándo vamos a decidir, cómo vamos a decidir... Estas son preguntas anteriores al momento de la decisión, pero Bildu obvia todo eso", han criticado. También es igual de simbólico, más que realista, la pretensión de la izquierda abertzale de agrupar Euskadi, Navarra y el sur de Francia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el texto legislativo, EH Bildu prevé que el camino hacia la independencia ha de ser más amplio que el del País Vasco y debe de recuperar su concepto histórico de territorialidad, es decir, incluyendo a Navarra y el sur de Francia. "Debe de confluir con el de Navarra y el de las provincias vascas francesas en un proceso en el que cada parte llevará su propio ritmo", ha dicho Arraiz.

A la espera de que el PNV haga la ciaboga y avale el proyecto —entre PNV y EH Bildu suman 48 de los 75 parlamentarios de la Cámara vasca— la izquierda abertzale ya ha lanzado una fecha para celebrar la consulta. Será antes de octubre de 2016, fecha en la que acaba la legislatura vasca. "Queremos acordar aquí, entre vascos, aquí no venimos a confrontar con nadie", le ha dicho al partido de Andoni Ortuzar, "venimos a acordar para después confrontar con Madrid, que niega nuestros derechos democráticos. Si hay voluntad política es perfectamente posible", ha dicho Arraiz, consciente de la postura diferente del PNV, pero esperanzados con la posibilidad de que el texto se pueda modificar en el trámite de enmiendas "para dar la palabra a los ciudadanos. "Creo que se puede aprobar", ha dicho Arraiz.

La pasada semana lo anunciaron y ésta lo han cumplido. Con el registro del proyecto de ley, la izquierda abertzale lanza su campaña para sumarse a la ola independentista catalana. "Es el momento", dijo la semana pasada su presidente, Hasier Arraiz, y este martes lo ha ratificado en sede parlamentaria. La pasada semana solicitaron a la Junta y a la Mesa de la Cámara la celebración de un pleno monográfico sobre el derecho a decidir y la cuestión catalana, y han emplazado al PNV a que se decida de una vez sobre el proyecto que quiere para Euskadi y lo presente con claridad en la Ponencia de Autogobierno. Una batería de iniciativas cuyo elemento central es el Proyecto de Ley de Consultas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pedro Gorospe

Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS