Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montcada no reabrirá las urgencias nocturnas si ha de privatizarlas

El Ayuntamiento tendría que externalizar el servicio en caso de asumir su gestión

Fachada del CAP de Montcada i Reixac
Fachada del CAP de Montcada i Reixac

El centro de atención primaria (CAP) de Montcada i Reixac (Vallès Occidental) seguirá, previsiblemente, sin el servicio de urgencias nocturnas que cerró el consejero de Salud, Boi Ruiz, en 2011. El Ayuntamiento ha dejado claro que, pese a su intención de reabrirlo, no reactivará la unidad si ello implica privatizar el servicio y hasta ahora esa es la única alternativa que hay sobre la mesa de negociación con el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). Pese a la idea inicial de asumir su gestión y a falta de una valoración política final del equipo de gobierno, la alcaldesa Laura Campos (ICV) avanzó ayer que desistirán de reabrir el servicio si ello implica que se privatice.

Que el Ayuntamiento se haga cargo del horario nocturno del CAP implica, aparte de un desembolso de 451.000 euros anuales según el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), externalizar la actividad contratando a un equipo privado de médicos porque el Instituto Catalán de la Salud (ICS), al que pertenece el CAP, no se haría cargo del horario de noche. “No vamos a ser nosotros los que privaticemos el servicio. Va en contra de nuestro ideario”, sentenció Campos.

Cuatro años sin urgencias

Montcada i Reixac (34.000 habitantes) lleva sin servicio de urgencias de 12 de la noche a ocho de la mañana desde que en 2011 Boi Ruiz pusiese en marcha el llamado “plan de reordenación de urgencias nocturnas”, una reorganización de servicios que supuso el cierre nocturno de aproximadamente la mitad de los 185 centros de atención continuada en Cataluña. “Eran servicios poco frecuentados”, justificó por aquel entonces el consejero. Los moncadenses tienen que trasladarse a otros centros de urgencia de atención primaria (CUAP) en Cerdanyola del Vallès o en Barcelona (el de Casernes) para ser atendidos en horario nocturno.

Campos asegura que Salud está “cerrado en banda” y no ofrece alternativas para volver a poner en marcha el servicio. “Nos están poniendo muchas trabas. Se barajó la posibilidad de que fuesen los mismos médicos del CAP los que cubriesen esas horas pero Salud no lo valoró porque decía que no había personal suficiente para hacer las rotaciones”, explicó.

La única solución, por el momento, es que el Ayuntamiento contrate un equipo médico externo que cubra el horario nocturno, pero estos facultativos, al no pertenecer al ICS, tendrían muchas limitaciones. “No podrían acceder a la historia clínica ni hacer recetas públicas, por ejemplo”, apuntó la alcaldesa. Aparte de las trabas que tendrían los sanitarios, ni el Ayuntamiento ni la Federación de Asociación de Vecinos (FAVMIR), que se ha manifestado cada semana desde 2011 contra el cierre del servicio, aceptarán la medida porque conlleva, de facto, una privatización.

Restaurar la ginecología

Lo única petición que ha aceptado estudiar el CatSalut con respecto a la estructura sanitaria del municipio es restituir el servicio de ginecología del CAP, en suspenso desde que se jubilase el especialista en 2011.

Con todo, la alcaldesa está esperando a que comience la actividad parlamentaria para llevar a la Cámara el conflicto de las urgencias y pedir a la Generalitat que restituya el servicio tal y como estaba, bajo la gestión del ICS.