Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat reclama a ATLL que rebaje un 0,7% su agua en 2016

El abaratamiento propuesto contrasta con las subidas del 70% de los últimos tres años

La Agencia Catalana del Agua (ACA) ha preparado una propuesta para que Aguas Ter-Llobregat (ATLL) rebaje sus tarifas el próximo año. Tras analizar el pliego de condiciones de la concesión, el organismo dependiente de la Generalitat considera que la compañía privatizada puede reducir el próximo año en torno a un 0,7% el precio del agua que vende a las suministradoras finales que operan en la región metropolitana de Barcelona y que son las que sirven hogares y empresas. La idea no es del agrado de ATLL, gestionada por un consorcio liderado por Acciona, que considera excesivo el abaratamiento de la tarifa planteado por la ACA. Fuentes de la sociedad evitaron desvelar cuál es su propuesta para 2016 e indicaron que se trata de “la tramitación ordinaria de una revisión de tarifas”. Previsiblemente, la modificación saldrá de un acuerdo entre ambas partes. La reducción es testimonial si se tiene en cuenta que en los últimos tres años ATLL ha subido sus tarifas más de un 70%.

La desalinizadora de El Prat de Llobregat, explotada por ATLL.
La desalinizadora de El Prat de Llobregat, explotada por ATLL.

ATLL ya tiene sobre la mesa la propuesta de la Administración catalana, si bien esta se tratará en el seno del Consejo de Red Ter-Llobregat en una reunión prevista para principios del mes de noviembre. Ya se tendría que haber aprobado en la última. La decisión definitiva la tendrá que aprobar unos días después la ACA. Sus efectos se aplicarán a partir del 1 de enero.

Fuentes del sector consideraron lógica la rebaja propuesta. Se basan en la fórmula polinómica utilizada para decidir las tarifas del agua de ATLL, basadas principalmente en tres factores: la primera es la inflación, que al cierre del mes de septiembre reflejaba una reducción del 0,5%; otra son las inversiones realizadas y que se tienen que amortizar durante el contrato de privatización, de momento escasas; y la tercera sería el consumo del agua, que en 2015 ha vuelto a crecer, frente a ejercicios anteriores, en los que se había reducido.

La decisión de rebajar el agua de ATLL tendrá un discreto reflejo en las facturas que pagan los consumidores. En el caso de la sociedad mixta controlada por Agbar y que suministra a la mayor parte de la población del Área Metropolitana de Barcelona, el agua que le compra a ATLL —que complementa a la de los pozos propios— supone una tercera parte de sus gastos, lo que se tendría que traducir en una rebaja del 0,2% en el capítulo de agua consumida del recibo.

En todo caso, esa reducción quedará bloqueada totalmente si la Generalitat aplica otra subida en el canon del agua, otro de los elementos que marcan el coste final del agua. Fuentes del sector aseguraron ayer que la ACA plantea un aumento del 1,5% de esa tasa —que financia el mantenimiento y la construcción de infraestructuras hidráulicas— para el próximo año, extremo no confirmado por el ACA, que podría aprobar esa medida el próximo 12 de noviembre. La efectividad de esa medida está sujeta a la aprobación de los Presupuestos del próximo año de la Generalitat, cuyo próximo Ejecutivo está en el aire.