Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau pierde el control de las empresas municipales

La oposición en el Ayuntamiento de Barcelona impone su presencia en las sociedades

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

En una nueva muestra de que el Gobierno municipal que capitanea la alcaldesa Ada Colau ejerce en minoría con solo 11 concejales de 41, y en plena negociación de las ordenanzas fiscales y los presupuestos, los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona impusieron ayer su mayoría en las empresas municipales que dependen de Barcelona Servicios Municipales (BSM), la gran sociedad que tiene un presupuesto de más de 100 millones de euros y emplea a más de mil personas.

En julio, en los acuerdos del cartapacio, los grupos ya impusieron que los 15 miembros del consejo de administración de BSM representaran la pluralidad del plenario. Fue un acuerdo en línea con lo ocurrido al final del mandato del alcalde Xavier Trias, cuando la oposición forzó tener representación proporcional en BSM.

Pero en las nueve sociedades que dependen de la matriz mantenía, hasta ayer, la mayoría el Gobierno municipal. Por la tarde, en el primer consejo de administración de BSM se oficializó su nueva composición según el resultado de las elecciones de mayo (4 consejeros para Barcelona en Comú, 4 para CiU, 2 para Ciutadans, 2 para ERC, uno para el PSC, otro para PP y otro para la CUP) y se nombraron los representantes de las empresas. Salvo en las dos pequeñas (Memora y la GL Events, que gestiona el centro de convenciones del Fòrum) la oposición impuso su mayoría.

Así, en las dos sociedades donde el 100% del capital es municipal (Cementerios de Barcelona y Tibidabo), los nueve consejeros serán uno para cada grupo municipal, salvo BComú y CiU, que tendrán dos. El mismo esquema se repite en Mercabarna, donde BSM tiene mayoría del capital.

En las empresas donde BSM está en minoría, la más relevante es BAMSA, que gestiona los aparcamientos. En este caso, el consejo nombró los cuatro consejeros (dos son técnicos) y aprobó ampliar los puestos de cuatro a seis: serán uno por partido salvo para la CUP, que queda fuera. Algunas fuentes explican que ERC habría cedido el suyo al partido de Colau.

Los partidos de la oposición celebraron ayer las nuevas composiciones tanto como las criticó el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. “Hoy hemos asistido a un ejemplo de vieja política protagonizado sobre todo por CiU y PSC, que han antepuesto los intereses de partido al general, dificultado la función ejecutiva de las empresas participadas”, dijo el número dos de la alcaldesa y titular de Economía, que defiende la presencia de la oposición para controlar y fiscalizar. Pisarello presidirá BSM, la vicepresidenta será la concejal de Movilidad, Mercedes Vidal, y el director seguirá siendo Ignasi Armengol.

El Ayuntamiento subrayó que con la constitución de BSM todas las empresas municipales están en marcha. El resto de empresas municipales (como BIMSA o Barcelona ACtiva), el Gobierno mantiene la mayoría.