Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de los ingenieros que destapó el caso Volkswagen critica las leyes

El castellonense, Vicente Franco, de 33 años, ha dirigido la investigación

"El problema de las emisiones nocivas del diésel en Europa es gravísimo", alerta

Volkswagen Passat en Nauen, Alemania, este jueves.
Volkswagen Passat en Nauen, Alemania, este jueves. AP

El ingeniero valenciano, Vicente Franco, doctorado por la Universidad de Castellón (UJI), ha formado parte del equipo que dirigió la investigación realizada por el International Council on Clean Transportation (ICCT) que destapó el fraude masivo de la compañía Volkswagen, que colocó un software para engañar las mediciones de gases contaminantes en 11 millones de coches diésel en todo el mundo. El escándalo, que llevó a la empresa a reconocer que había actuado de forma deshonesta, ya ha provocado la dimisión del presidente de la compañía alemana, Martín Winterkorn, y la apertura de una investigación de la Fiscalía de Brunswick.

Franco, de 33 años, se doctoró en el centro de investigación de la Comisión Europea en Ispra (Italia). Su tesis, Los equipos de medición de gases contaminantes en continuo, bajo la dirección Rosario Vidal, catedrática de Proyectos de Ingeniería de la UJI, fue el avance del estudio que ha dado al traste con la imagen de Volkswagen. El joven castellonense tiene claro que los medidores en los bancos de ensayo no son fiables. De ahí su investigación sobre los gases en movimiento y el objeto del estudio en Estados Unidos, con el fin de comparar las diferencias entre los coches diésel en Europa y EE UU.

Para las pruebas, que se hicieron en colaboración con la universidad de West Virginia, se usaron solo tres vehículos, dos Volkswagen y un BMW. Durante las mismas se descubrieron que las emisiones de óxido de nitrógeno en los coches de Volkswagen superaban 40 veces los registrados en el laboratorio durante la prueba de homologación. "Alertamos a los organismos de control medioambiental de California y Estados Unidos, que iniciaron la investigación que ahora se ha hecho pública", destaca el ingeniero.

Al mismo tiempo, según relata Franco, se realizó otro estudio europeo que analizó más de 140 horas de datos de emisiones en carretera de doce vehículos diferentes. "Que demuestra que el problema de la emisiones nocivas del diésel en Europa es gravísimo y que es necesaria un acción urgente de las autoridades europeas para remediarlo", alerta el investigador.

Tanto Franco como su mentora, la ingeniera Vidal, coinciden en que la legislación sobre emisión de óxidos de nitrógeno, gases perjudiciales para la salud, en los coches diésel es "mucho más laxa en Europa que en Estados Unidos". Un problema agravado por el hecho de que el porcentaje de vehículos diésel es mayor. "En Estados Unidos los coches diésel suponen un 2% del total de las ventas, y dos de cada tres coches diésel son Volkswagen, pero en Europa, el 53% de las ventas son diésel. Y en España, dos de cada tres coches vendidos funcionan con diésel", aseguran ambos investigadores, que han lamentado la falta de una agencia europea con atribuciones equiparables a la agencia medioambiental estadounidense, "que es la que ha destapado las malas prácticas de Volkswagen".