Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mikimoto, imputado por simular servicios para obtener ventajas fiscales

El comisario del Tricentenario pagó la pensión a su ex con facturas de una empresa

Miquel Calçada, en su fotografía de candidato en la página web de Junts pel Sí.
Miquel Calçada, en su fotografía de candidato en la página web de Junts pel Sí.

Miquel Calçada, Mikimoto, periodista y comisario de la Generalitat en la celebración del Tricentenario de 1714, está imputado por simular la prestación de servicios a través de una empresa para obtener beneficios fiscales, según han confirmado fuentes judiciales a EL PAÍS. Calçada, número 74 por Barcelona de la candidatura de Junts pel Sí a las elecciones del 27-S, abonó la pensión a su exmujer como si se tratara del pago de unos servicios profesionales. Esos trabajos, presuntamente, nunca existieron. En su declaración como imputado ante la titular del juzgado de instrucción número 25 de Barcelona, Elena Carasol, Mikimoto atribuyó la maniobra a su asesor fiscal, también imputado en la causa.

Tras la separación, el periodista y productor audiovisual empezó a pagar a su mujer una pensión compensatoria mensual. La pensión se planteó, formalmente, como una “deuda” que Calçada debía abonar a su expareja, que es diseñadora. Y el asesor fiscal imputado —que lo era, entonces, de los dos— puso en marcha un sistema para que Mikimoto pagara esa cantidad mensual no como persona física, sino a través de una de sus empresas, simulando que su exmujer le cobraba por servicios profesionales a la empresa. El mismo asesor confeccionaba las facturas cada mes, según fuentes cercanas a la investigación.

Multa a la exmujer

Al abonar la pensión simulando que era un gasto de empresa, Calçada tuvo derecho a deducirse el IVA y obtuvo, así, importantes beneficios fiscales. El problema llegó cuando, por razones que nada tienen que ver con el caso, la Agencia Tributaria inició una inspección tributaria sobre la exmujer. El asesor fiscal, según las mismas fuentes, explicó a los inspectores que los trabajos eran reales. Pero Hacienda quiso pruebas. Y la exmujer no pudo ofrecerlas, por lo que fue condenada finalmente al pago de una multa inferior a los 20.000 euros.

La exmujer de Calçada consideró que no debería haberse hecho cargo del pago de esa multa e intentó negociar. Pero mientras Calçada atribuyó el mecanismo a su asesor fiscal, este replicó que se limitó a seguir instrucciones de su cliente. Tras ese intento fallido, la exmujer presentó una querella contra ambos por varios delitos para que le devolvieran el dinero. La denuncia fue admitida a trámite por la juez, que citó a ambos a declarar. Mikimoto volvió a descargar la responsabilidad en el asesor, mientras que este se acogió a su derecho a no declarar, indican las mismas fuentes. En los próximos días está prevista la declaración de la mujer.

Calçada (Sabadell, 1965) se ha convertido en un referente del independentismo catalán. Se estrenó como locutor en Catalunya Ràdio a los 18 años y ha presentado multitud de programas de radio y televisión. En TV-3 ha dirigido, entre otros, Persones humanes y el más reciente Afers Exteriors, en el que exploró la vida de catalanes que residen en el extranjero. Fue fundador del Grup Flaix, que gestiona las emisoras de radio Flaix FM y Ràdio Flaixback. Tras estudiar relaciones internacionales en Estados Unidos, regresó a Cataluña y ocupó el cargo de comisario de la Generalitat en el Tricentenario.

Este diario intentó hasta ayer, sin éxito, recabar la versión del abogado de Mikimoto.