“El 5% se ha ido y nadie respira”

Las escuchas del ‘caso Torredembarra’ revelan la connivencia entre el exalcalde Masagué, una exconcejal y un empresario

Daniel Masagué, entonces alcalde, cuando fue detenido en junio de 2014.
Daniel Masagué, entonces alcalde, cuando fue detenido en junio de 2014.JOSEP LLUÍS SELLART

Las investigaciones de la Guardia Civil consideran que en el Ayuntamiento de Torredembarra se constituyó "un poder paralelo" al de la Administración. La "trama criminal", apunta el sumario, estaría formada por cargos electos, funcionarios y empresarios, y operaría de manera clandestina, organizando "sobornos" o "desvíos de comisiones de contratos públicos", entre ilegalidades. Una mínima parte del sumario, 400 páginas, reproduce conversaciones telefónicas fechadas en 2014 en las que afloran todo tipo de escándalos.

Los protagonistas son el exalcalde Daniel Masagué, detenido en dos ocasiones y la exprimera teniente de alcalde Paquita Falguera, que regentaba una pizzería cuando fue elegida para encabezar la lista local de Unió, antes de ser detenida el año pasado. También aparece de manera omnipresente el propietario del bar de copas Tropik, Blas Niubó, también arrestado, al igual que el empresario Jordi Sumarroca, ahora en libertad bajo fianza.

Más información
Las claves del ‘caso Torredembarra’
Sumarroca sale en libertad después de pagar 600.000 euros de fianza
Los Sumarroca usaron 7 sociedades para pagar 1,43 millones a Masagué
Los negocios públicos de la familia Sumarroca

Sorea. La compañía de aguas ganó un contrato para invertir 15 millones de euros en el municipio. Teyco, la constructora de la que Sumarroca era consejero delegado, trabajó como subcontratada. En un conversación Niubó y Esther Agulló, interventora municipal, apuntan al pago de dádivas y el empresario le cuenta una discusión con Paquita Falguera. "Con el tema de Sorea se ha hecho lo que se ha querido. El 4% ó 5% se ha ido donde se ha querido y aquí ni Dios respira. (Paqui) ha callado en seco y se ha puesto roja como una tomatera. Digo: Paqui, haced lo que os dé la gana porque yo no soy el alcalde ni iré a la Fiscalía”. Niubó después recuerda una discusión con el alcalde Masagué, acusado de cobrar 1,4 millones de Teyco. "A mí me has hecho hacer alguna chapuza y no te lo he echado nunca en cara, digo de sobornar a gente", afirma Niubó.

Tras la primera redada anticorrupción y los interrogatorios judiciales, el 26 de junio del año pasado, hablan tres abogados sobre las preguntas del juez y la Fiscalía. "Y después el otro tema era el de Sorea", explica uno de ellos. "Sorea por lo de Teyco, ¿o no?", pregunta otro.

Pagos de campaña electoral. El 9 de abril de 2014 el empresario Blas Niubó advierte a Masagué que cuando se vote en el pleno"“el tema de la basura" procure que no se abstengan dos ediles díscolos. "Que sí, que estos te pagarán la campaña", dice Niubó presuntamente en referencia a la posible empresa adjudicataria, Nordverd. "Consensúa a ver qué vota en el pleno, que no haya sorpresas", concluye Niubó, quien en otro momento detalla una reunión con la interventora, a la que le pide allanar el camino para que el Consistorio adjudique el contrato por ocho años.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Adjudicación de la limpieza. "Escucha, para que pueda discutir el tema, si das el contrato, si nada más se lo quedan cuatro años, ese 6% no entra", aventura Niubó al alcalde. "Sí, sí, el 6% entra igual", responde Daniel Masagué, aludiendo a lo que podrían ser, de nuevo, presuntas comisiones ilegales.

Informes a medida. El PSC y ERC, en la oposición, denunciaron que Masagué pagaba a una asesoría externa, Efial, que le permitía puentear los informes adversos del secretario municipal. "Quedaremos en el pabellón deportivo. Haremos la reunión allí para que así no nos vea la Esther (en referencia a la interventora municipal)", le dijo Masagué a Toni Martos, responsable de Efial, el 2 de abril de 2014. "El tema está en que no pase por el secretario, el tema clave es este", advierte el alcalde a Falguera.

Teyco, la empresa de Sumarroca, se subcontrató en una obra de 15 millones

El bombeo de agua. El alcalde, enfadado, estalla el 14 de abril de 2014 con un directivo de una empresa de aguas: "Yo me la estoy jugando, personalmente me la estoy jugando. Este puto Ayuntamiento de Torredembarra es una puta mierd,a siempre me la tengo que estar jugando yo, y estoy cabreado. Dicen que sacando el agua estoy haciendo un delito".

Subvenciones opacas. El alcalde y un tal Octavi, no identificado en el sumario, hablan de lo que sería una subvención que estarían gestionando con Josep Poblet, presidente de la Diputación de Tarragona. Esta era la estrategia, según Masagué: "Que fuese de 24.000 euros, lo que pasa es que los dos años pasados también con dos líneas diferentes doce por aquí y doce por allá".

Entre las numerosas llamadas telefónicas sobresale, por extraña, una que realiza el exalcalde a la tienda Tot Espies de Barcelona el 3 de junio de 2014 y que revela la supuesta compra de programas para realizar todo tipo de grabaciones ilegales. "Siempre me salen problemas a mí, por eso tengo que llamarte", le empieza diciendo Masagué a su interlocutor. "A ti te va a salir al mismo precio porque ya eres un cliente más, este programa es más avanzado", le responde. "La última vez te acuerdas que te pagué 50 euros de más. Pagué 850", dice Masagué. "Ahora el programa es muy completo porque también te graba todas las contraseñas, bueno mejor hablamos en persona que ya (nos) estamos pasando por teléfono", concluye el dependiente, y quedaron para verse esa semana.

Mariscada con Boi Ruiz. "Acabo de comer con Albert, le interesa muchísimo, me dice que mañana llame a su secretaria para montar una comida aquí en Manresa…tenemos que montar la película, ¿Vale?", explica Xavier, no identificado en el sumario, a Masagué, el 22 de abril de 2014 en alusión a las gestiones para construir un CAP en la población. "Si hago venir al Boi [el consejero de Salud] para hacer una mariscada me dirá que a tomar por culo la mariscada…si es para cerrar el tema vendrá, pero vendrá seguro, eh", advierte al alcalde.

La Guardia Civil cree que se creó un “poder paralelo” con los sobornos

Temor por las ilegalidades. El 12 de junio, una semana antes de ser detenida, Paquita Falguera confiesa sus temores al alcalde: "Mira Daniel es que yo con el informe negativo de mi técnico, me lo paso por el culo…Es que le pides a la gente cosas, mira, yo muchas veces, yo tengo fe ciega en ti... Cuando llega alguien y le dice esto es lo que hay y que todo está medio enmerdado, que la policía está como está, te coge el canguele", añade edil democristiana.

Presiones a funcionarios. El alcalde seguía muy preocupado porque la interventora no se plegaba a sus deseos, con lo que le advertía constantemente con una hipotética intervención judicial. "Esther, yo me voy por delante, pero tú no quedarás demasiado bien. Quiero decir que…y ahora, de perdidos al mar, el juzgado pide tu contrato, tú, de esto, bueno a partir de aquí podemos caer todos en cascada eh", relata Masagué.

En otra ocasión el empresario Niubó se reúne con la interventora y le dice: "Este tema no se puede llevar al pleno...Si tú crees que puedes echar una mano, me parece que se lo merece. Si yo fuese el alcalde te hubiese dicho: A mí me conviene Nordverd y que me hagas un contrato de ocho años, dime qué es lo que quieres". El 20 de mayo Masagué habla con Josep Gili, regidor en el Gobierno local. "Me mete informes que no tocan", dice en referencia a una funcionaria municipal. Gili le recomienda: Tienes que decirle que "aquí te he puesto yo, no has venido por causalidad, por lo tanto esto quiere decir que lo que yo diga va a misa".

Trabajos a medida. Falguera quería colocar a una amiga, en el consistorio. "Te van a llamar para que empieces el lunes, ¿vale? Ha puesto un par de cosas la interventora, pero mira hemos pasado de lo que ha puesto y ya está", le anuncia el 22 de mayo. "No te pongas muy sorprendida…con normalidad todo, ¿vale?", añade Falguera.

Ático ilegal. El empresario Niubó presuntamente maniobró para legalizar un ático en el barrio marítimo. En mayo de 2014 cuenta a una amiga: "Al final consigo las cosas por aquí, por allá. Un certificado que necesito del Ayuntamiento, conforme, seis años para que retiren una cosa que no es legal".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS