Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

El consejero valenciano de Economía: “El capitalismo mata”

Climent apuesta en la entrevista por dar marcha atrás en las privatizaciones del PP

El dirigente añade: "Revertir contratos es complejo y generalmente cuesta mucho dinero"

El consejero valenciano de Economía, Rafael Climent. Ampliar foto
El consejero valenciano de Economía, Rafael Climent.

El nuevo consejero valenciano de Economía, Rafael Climent (Muro d'Alcoi), licenciado en Filología Clásica, profesor de griego en un instituto y alcalde durante 16 años de un pueblo, el suyo, de 9.000 habitantes, tiene por delante un trabajo hercúleo. Recomponer una de las economías españolas más castigadas por la crisis después de haber apostado como pocas por el sector inmobiliario. Climent pertenece al Bloc, uno de los partidos que crearon Compromís.

Pregunta. La Comunidad Valenciana perdió 10 puntos de PIB en la crisis y tiene una tasa de paro del 23%. ¿Qué puede hacer un profesor de griego al respecto?

Respuesta. Lo importante es ponerle sentido común a las medidas que queremos poner en marcha, no que uno pueda ser el mayor especialista. Los especialistas más grandes han estado al frente de los países más importantes del mundo y los han llevado donde los han llevado. El sistema neoliberal, desde mi punto de vista, no es el mejor porque no tiene en cuenta a las personas. Hace que unos sean cada vez más ricos y otros más pobres. El modelo de gestión que represento busca reequilibrar. Como aval no pondría mis estudios como filólogo y profesor de griego, sino el de alcalde durante 16 años en Muro d’Alcoi. Una gestión un tanto ejemplar, diría entre comillas, hecha desde la transparencia, la justicia social y económica, la participación y la solidaridad.

P. ¿Qué opina del capitalismo?

R. Acabo de llegar de Singapur. Lo primero que se me ha ocurrido estando allí cinco días es que el capitalismo mata. El capitalismo por el capitalismo, el dinero por el dinero, genera una fuerte competitividad para ser el mejor. Y cuando uno tiene que ser el mejor, pisa a otra gente. También en el ámbito educativo. Cuando uno tiene que ser el mejor y no se le educa en que el fracaso puede ser algo positivo, como ocurre en Estados Unidos, donde en el currículum ponen las veces que han fracasado al poner en marcha una empresa, no solo se matan unos a otros, sino que pueden llegar a suicidarse porque no son los mejores. Tenemos que buscar sistemas de convivencia colectiva.

P. ¿Va a frenar las privatizaciones que puso en marcha el anterior Gobierno valenciano del popular Alberto Fabra? ¿La de Feria Valencia por ejemplo?

R. He pedido un informe para saber cuál es exactamente la realidad de Feria Valencia. Hasta que no tengamos la información encima de la mesa no tomaremos decisiones. Y no solamente intervendrá la Consejería de Economía. Tenemos que hablar con el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y con el presidente de la feria, José Vicente González.

P. ¿Entonces no rechaza de entrada que la gestión privada?

R. No forma parte de nuestro ADN y vamos a buscar diferentes fórmulas. Nos encantaría encontrar fórmulas de gestión propia, pública, pero todavía no puedo contestar.

P. ¿Mantendrá la privatización de la gestión de buena parte de la Ciudad de las Artes y las Ciencias que puso en marcha el anterior Gobierno valenciano?

Sobre las privatizaciones ya ejecutadas: "Lo que podemos hacer es controlar a la adjudicataria. Si no cumple, haremos lo que tengamos que hacer. Pero sobre la base de incumplimientos"

R. Tampoco tengo aún el informe. En dos meses tendremos marcadas las líneas de trabajo. Lo que pasa es que si ya está privatizado, revertir cualquier contrato es complejo y generalmente cuesta mucho dinero. Tenemos que estudiar las posibilidades. Pongo otro ejemplo: los conciertos sanitarios. Revertirlos es complicado. Lo que podemos hacer es poner un comisionado que controle el pliego de condiciones y las actuaciones que tiene que hacer la empresa adjudicataria. Y si no cumple, haremos lo que tengamos que hacer. Pero sobre la base de incumplimientos.

P. ¿Va a dar marcha atrás en la liberalización del horario comercial que inició Fabra?

R. Por nuestro ADN, estamos para defender al pequeño y mediano comercio, igual que a la pequeña y mediana empresa. Creemos que son las que nos han aguantado en la crisis. Pero también sabemos que hay grandes superficies y que habrá que intentar llegar a un consenso para convivir todas las partes. La idea es llegar a un acuerdo y ver si tenemos que abrir tres domingos, 10 o 14. Desde el diálogo, sabiendo ceder y partiendo del modelo económico y de vida que pretendemos llevar adelante. La conciliación laboral y familiar es importante.

P. ¿Es partidario de que Compromís vaya a las elecciones generales con Podemos?

R. No voy a opinar. Toca dejar el proceso a los partidos que están en Compromís. Por una parte el Bloc, por otra Iniciativa [el partido de Mònica Oltra], Els Verds y adheridos. Creo que hay un referéndum previsto en el Bloc sobre el tema y vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

"Las bases deben decidir si hay pacto entre Compromís y Podemos para las generales"

P. ¿Está a favor de ese referéndum interno?

R. Claro que sí. Es básico saber qué es lo que quieren las bases y actuar en función de lo que quiere la mayoría.

P. La frontera entre su departamento, llamado Economía sostenible, Sectores productivos, Comercio y Trabajo y el que dirige el socialista Vicent Soler, Hacienda y Modelo Económico, no parece fácil de delimitar. ¿Dónde acaba su responsabilidad y empieza la de Soler?

R. El pacto [de gobierno de la Generalitat entre socialistas y Compromís con apoyo parlamentario de Podemos] es el que es. Lo importante es ver cómo conseguimos los objetivos que nos hemos marcado como Gobierno. Independientemente de haya interrelación o interconexión de competencias entre consejerías, lo importante es que sepamos trabajar conjuntamente.

P. ¿Qué piensa hacer con los institutos tecnológicos? En la etapa del PP, la Consejería de Economía intentó fusionarlos sin éxito y trasladó la idea de que actuaban como reinos de taifas.

R. La investigación para pequeñas y medianas empresas es importante y los institutos tecnológicos pueden cumplir esa función. Tengo pendiente un informe sobre cada uno de ellos. Sabemos que todos no están bien económicamente. Cuando tengamos la información hablaremos con las directivas para ver si pueden reconducirse de alguna manera o no. En general, debería haber habido más sinergias y trabajo cooperativo. Hay muchos reinos de taifas. Muchas capillitas, en las que parece que cada uno ha ido defendiendo lo suyo y desde la Administración han ido tapándose bocas. Echamos en falta que se hubiera hecho alguna que otra catedral.

P. Desde que empezó la crisis se habla de cambiar el modelo productivo. ¿Además de un eslogan, cómo se hace?

R. Necesitaremos 15, 20 o 30 años para cambiarlo. Pero es importante poner ya las bases y las líneas de hacia dónde queremos ir como sociedad. Para mí la educación es la base. Pero también es importantísimo el modelo energético, el industrial, la innovación y la tecnología. Y sobre todo decidir el tipo de economía que queremos. Para mí el modelo de economía social es fundamental. Una economía sostenible que mira al futuro, a las personas y a la naturaleza, que ve el dinero solamente como un instrumento y no un objetivo.