Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bustos clama por su inocencia y dice que no se llevó “ni un euro”

El exalcalde de Sabadell admite la salida de tono de sus conversaciones telefónicas

Manuel Bustos en la comisión del Parlament.
Manuel Bustos en la comisión del Parlament.

Manuel Bustos, exalcalde de Sabadell y exsecretario de política municipal del PSC, ha hecho este lunesen el Parlament un alegato a favor de su inocencia y negó el cobro de comisiones en obra pública. “No existe nada, no he cobrado ni un euro y en estos años de calvario la investigación judicial está buscando una cosa que no existe”, dijo Bustos, imputado en nueve de las 31 piezas separadas del caso Mercurio  de corrupción urbanística. Bustos sí admitió que cometió “excesos verbales”, y que cobró del erario público “tres o cuatro recibos”, por asuntos personales, como unas zapatillas que compró a su hijo.

El exalcalde aparece como la piedra angular del caso Mercurio que investiga desde hace dos años y medio un juzgado de Sabadell. Hasta ahora solo ha habido una condena de 16 meses de cárcel para el exalcalde, su hermano Francisco Bustos, exteniente de alcalde de Sabadell, así como Daniel Fernández, exsecretario de organización del PSC. A los tres se les atribuyó un delito de tráfico de influencias por presionar a la entonces alcaldesa socialista de Montcada, Maria Elena Pérez, para que colocara a una persona. Pérez fue condenada a siete años de inhabilitación por prevaricación.

Todos ellos también declararon ayer en omisión de investigación que investiga el fraude fiscal y la corrupción  junto al empresario Carles Vilarrubí, vinculado al sector de los negocios de Convergència y que adelantó su comparecencia para que pasara desapercibida en un día en que todos los excargos del PSC eran los protagonistas.

“El sumario no tiene nada que ver con lo que se dijo. Yo no he metido la mano en la caja”, dijo Bustos. “Comprendo el discurso general que percibe la sociedad, pero no es así”, insistió, para desprenderse de la etiqueta de corrupción que se le atribuye desde hace años.

“He salido con menos recursos que cuando entré en el Ayuntamiento”, siguió insistiendo, aunque admitió que pasó a la Federación de Municipios de Cataluña la factura de unas zapatillas para su hijo y comidas en restaurantes por gastos personales, como la celebración de su 50º cumpleaños. “Recibos que se me pasaron”, insistió el exalcalde, que rechazó malas artes de ejercer la política y resumida en la expresión “estilo Bustos”.

“Era mi manera de ejercer el cargo por la proximidad a la ciudadanía”, se justificó Bustos, que se reivindicó como una persona “transparente”, pero “no prudente” por las “salidas de tono desproporcionadas” que reflejan las escuchas telefónicas y que sirvieron para condenarle por presionar a la alcaldesa en un tono muy despectivo y hasta insultante. “El cien por cien de mi vida no es así”, se justificó.

El exdiputado Daniel Fernández, por su parte, se centró en defender su actuación pese a la condena que pesa contra él y que ha recurrido ante el Tribunal Supremo. Así, insistió en que él no presionó nunca a la alcaldesa, sino que se le pidió asesoramiento sobre la persona que había de colocar en el Ayuntamiento de Montcada, Carmina Llumà, esposa del jefe de la asesoría jurídica del Ayuntamiento de Sabadell. “Eso lo supe el día del juicio”, dijo.

La sentencia, sin embargo, habla del “asedio persuasivo e insidioso” que sufrió la alcaldesa por parte de Fernández, el alcalde de Sabadell y su hermano para que se declarase apta a Llumà. Sin embargo, Maria Elena Pérez negó “totalmente” en la comisión que recibiera presiones ni acoso.

Al igual que su hermano, Francisco Bustos, ex primer secretario de la federación del PSC del Vallès Occidental Sur, también defendió su inocencia y recordó que solo aparece imputado en tres de las 31 piezas del caso. En una fue condenado, otra está archivada y la tercera se está investigando.

Su declaración transcurrió en un ambiente de tensión, especialmente cuando tomó la palabra David Pérez (PSC), quien para replicar a Esquerra, dijo que el dirigente de un partido no tiene por qué saberlo todo y puso el ejemplo del militante que hace contrabando de tabaco, en referencia a la condena al exconsejero Jordi Ausàs. “Me parece miserable la comparación”, le espetó el republicano Oriol Amorós.

El presidente de la comisión, David Fernández (CUP), ha comparecido a la comisión con una camiseta de la Crida per Sabadell, candidatura electoral en la que está integrado este partido. Carlos Carrizosa (Ciutadans) le ha reprochado el hecho y Fernández ha recordado que lleva años luciendo todo tipo de camisetas y que eso no cuestionaba la neutralidad de su función.

Manuel Bustos también ha negado tener dinero en cuentas en Andorra y ha calificado de "broma de mal gusto" el spot electoral protagonizado por David Fernández en el que supuestamente habla con él por teléfono y le aconseja que siga la senda de la familia Pujol porque "está acabado".