Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda de IU con Hacienda pone en peligro su campaña electoral

La nueva Ley de Partidos impide que reciba subvenciones en los comicios

Izquierda Unida Ampliar foto
Luis García Montero y Raquel López, candidatos de IU a la Comunidad y la capital, el pasado viernes.

Izquierda Unida se arriesga a quedarse sin financiación para la campaña electoral en la Comunidad de Madrid por la deuda de 1,8 millones de euros que tiene con Hacienda y la Seguridad Social. La modificación a finales de marzo de la Ley Orgánica sobre financiación de los Partidos Políticos, que establece que aquellas fuerzas que no estén al corriente de sus obligaciones tributarias no recibirán subvenciones, amenaza con dejar sin recursos a la formación a mes y medio de las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo. IU obtuvo 13 escaños en la Asamblea de Madrid, más de un centenar de concejales en los comicios de 2011 y gobierna en cuatro localidades de la región: Rivas Vaciamadrid (el principal Ayuntamiento de IU en toda España, con una población de 80.000 habitantes), San Fernando de Henares, Navalagamella y Fuentidueña.

“Nos están condenando al silencio”, afirma un dirigente

Con un presupuesto anual de 1,2 millones, IU acumuló la mayor parte de sus deudas entre 2000 y 2009 al no abonar las retenciones del impuesto de la renta (IRPF) de sus empleados. Desde entonces, la formación está al día en sus cuentas por este concepto.

Sin embargo, la Agencia Tributaria viene reclamando desde hace dos años el embargo de los 720.000 euros de presupuesto anual que el grupo parlamentario de IU recibe de la Asamblea de Madrid en dos pagos, uno en diciembre y el otro en el mes de julio. El reglamento de la Cámara establece que los partidos del hemiciclo reciban una subvención fija anual de 489.832,99 euros idéntica para todos. Además, hay una subvención variable en función del número de diputados de 17.809,70 euros por señoría.

Una crisis que se remonta a 2000

  • Izquierda Unida tiene un presupuesto anual de 1,2 millones de euros y una deuda de 1,8 millones (en verano ascendía a 2,5 millones).
  • El origen de la deuda está en el impago de las retenciones de trabajadores entre 2000 y 2009.
  • IU perdió en septiembre de 2013 la sede que tenía en Velilla de San Antonio, adjudicada por 43.000 euros.
  • La formación mantiene los locales de Getafe, Arganda del Rey y Alcorcón, que también fueron subastados en varias pujas que quedaron desiertas.
  • El pasado julio IU despidió a uno de sus 20 trabajadores y redujo a la mitad la jornada y el salario de los demás empleados. Y pidió una cuota extra única a los cargos en la Asamblea y el Ayuntamiento.

“Ahora ni siquiera nos embargan; directamente nos niegan la subvención de cara a las elecciones con el argumento de que no tenemos derecho. Es decir, que ni siquiera nos la descuentan de la deuda pendiente... Queremos y debemos pagar lo que se adeuda pero, si nos cierran todas las válvulas para poder pagar, ¿cómo vamos a hacerlo?", lamentan fuentes de IU, que reclaman desde hace años una renegociación de las condiciones de pago con Hacienda. Si no lo logran, peligra hasta el mailing (la carta que llega a cada domicilio con la papeleta electoral), que cuesta unos 900.000 euros por partido y corre a cuenta del Estado. El coste de la campaña de IU Madrid en 2011 fue de 1,4 millones, incluido el mailing.

La clave de la falta de liquidez que amenaza con paralizar al partido que encabezan Luis García Montero en la Comunidad y Raquel López en el Ayuntamiento de Madrid por falta de fondos se encuentra en uno de los nuevos apartados incluidos en el artículo tres de la legislación que regula las subvenciones del Estado a los partidos: “No podrá realizarse el pago de las subvenciones anuales en tanto el beneficiario no acredite hallarse al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y de la Seguridad Social en la forma que se determine reglamentariamente, o tenga pendiente algún reintegro de subvención o ayuda”.

En los últimos días ha llegado al Ayuntamiento de Rivas una orden del Ministerio de Hacienda de embargo de la subvención. Lo mismo ha sucedido en la Asamblea de Madrid, con una orden de embargo de la Seguridad Social (en diciembre fue de Hacienda).

“Nos están condenando al silencio, ¿cómo quieren que paguemos la deuda?”, insiste un dirigente de IU, que recuerda que la deuda ascendía el pasado verano a 2,5 millones. En teoría, la deuda con la Seguridad Social no suponía un problema para la formación: IU negoció el aplazamiento de los pagos pendientes para un periodo de ocho años.

“Los partidos obtienen fondos de las cuotas y las subvenciones. IU no tiene ningún ingreso de otro tipo, todo lo demás es ilegal”, subrayan desde la Ejecutiva, en alusión al dinero negro con el que el PP pagó, “por ejemplo”, las obras de su sede en Génova.

Despidos y una propiedad menos

IU perdió en septiembre de 2013 una de sus cuatro sedes en la región. El Ministerio de Hacienda adjudicó la propiedad que el partido tenía en Velilla de San Antonio por 43.000 euros. La Agencia Tributaria exigía a la formación 300.000 euros para suspender las pujas de los cuatro locales, pero cuando IU reunió la cantidad —después de pasar por dos subastas que quedaron desiertas—, Hacienda le comunicó que había endurecido las condiciones. De tal manera que el dinero solo cubría a dos de las cuatro sedes, embargadas desde 2007 por la deudas acumulada.

El principal establecimiento que posee IU es el de Getafe, que se ubica en una céntrica y justo enfrente del Arzobispado (se llegó a subastar por 266.000 euros). El partido también mantiene las sedes de Arganda del Rey (130.000 euros) y la de Alcorcón, cuya puja partió de los 105.000 euros.

La federación autonómica de IU despidió el pasado julio a uno de sus 20 empleados y redujo en un 50% la jornada y el salario del resto de trabajadores de la plantilla, incluido el excoordinador regional, Eddy Sánchez (pasó de cobrar 2.400 euros mensuales a 1.200).

IU pidió entonces una cuota extraordinaria de hasta 3.000 euros a los cargos públicos de la capital y de la Asamblea que cobrasen más de 3.200 euros mensuales. Quienes percibiesen entre 2.500 y 3.199 euros aportarían 2.000 euros. Los cargos públicos en ambas instituciones que cobrasen de 2.000 a 2.499 euros darían 1.500 euros. La proporción se mantenía con las nóminas de entre 1.750 y 1.999 euros, que donarían mil euros. Los asalariados con entre 1.500 y 1.749 euros destinarían a IU 750 euros. Por último, la cuota más baja sería de 250 euros para los salarios entre mil y 1.499 euros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información