Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intervenidos 300 kilos de cocaína tras una persecución marítima

La droga era transportada por un yate de bandera española llamado Infraganti

Los tripulantes lanzaron los fardos al agua al verse perseguidos, según Hacienda

Alijo de cocaína interceptada en el mar por la Agencia Tributaria. Ampliar foto
Alijo de cocaína interceptada en el mar por la Agencia Tributaria.

Un patrullero de la Agencia Tributaria intervino el sábado un alijo de 300 kilos de cocaína tras una persecución "a toda velocidad" por el golfo de Valencia, según ha informado la Agencia Tributaria, responsable de la vigilancia aduanera. La droga iba a bordo de un yate, llamado Infraganti, cuyos tripulantes lanzaron al agua los fardos al verse perseguidos, según Hacienda.

La operación se inició a las 2 de la madrugada del sábado 7 de marzo, cuando el radar del barco de vigilancia detectó en aguas cercanas a Valencia "un movimiento sospechoso y la cámara térmica del mismo confirmó que se trataba de una embarcación de recreo que navegaba por la zona sin luces".

El patrullero inició un "discreto control de vigilancia y seguimiento". Los agentes observaron que el yate detenía los motores y sus tripulantes recogían del agua "varios bultos de cierto tamaño". Al aproximarse a la embarcación, el yate "emprendió la huida a toda velocidad" al tiempo que los presuntos narcotraficantes lanzaban por la borda fardos grandes y otros más pequeños, "similares en tamaño a teléfonos móviles".

Yate de bandera española y nombre Infraganti que supuestamente recogió la droga. ampliar foto
Yate de bandera española y nombre Infraganti que supuestamente recogió la droga.

Los agentes de Aduanas dieron finalmente caza al yate, lo abordaron y detuvieron a tres personas de nacionalidades serbia, montenegrina y croata. "Los funcionarios de la Agencia Tributaria revisaron con minuciosidad la nave en busca de cualquier objeto sospechoso, y extendieron la búsqueda a la zona donde habían sido lanzados al agua varios bultos, que fueron encontrados flotando".

Los fardos resultaron llevar 300 kilos de cocaína. "Por su naturaleza y origen de producción", cree Hacienda, debieron ser acercados a la costa por un "buque nodriza procedente de Sudamérica". Los tripulantes del yate fueron puestos a disposición del juez, que ordenó su ingresó en prisión.