Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carta a la conselleira para salvar la vida de un enfermo

Un hombre logró el fármaco después de que los médicos recurriesen a los principales dirigentes del Sergas

El 30 de marzo de 2014 —antes de que se creara el comité nacional para abordar la crisis de la hepatitis C pero con el nuevo fármaco aceptado ya por el Ministerio de Sanidad— el laboratorio que comercializa el medicamento ofreció, a petición del equipo de hepatología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), el “uso compasivo” del fármaco a un paciente de 59 años. Ese llamado “uso compasivo” suponía que la farmacéutica regalaba 12 semanas de tratamiento y que las otras 12, hasta completar el ciclo de 24 necesarias, debía pagarlas la Consellería de Sanidade. En aquel momento, el tratamiento completo costaba en torno a 80.000 euros.

 Aunque el laboratorio estaba dispuesto a poner el fármaco a disposición de los especialistas del CHUS “en 48 horas”, Sanidade “no le daba el visto bueno”, según el equipo médico que lo atendía. Los facultativos comenzaron a preocuparse al ver que pasaba el tiempo “sin que la Consellería reaccionase mientras se agravaba muy seriamente la situación del paciente”. El 15 de mayo, un mes y medio después de la solicitud, remitieron cartas a la conselleira, Rocío Mosquera; a la entonces gerente del Sergas, Nieves Domínguez y al director de Asistencia Sanitaria, Félix Rubial. Les informaban de que el enfermo, trasplantado en febrero, se encontraba ingresado “con un deterioro progresivo del estado general” y reacciones “adversas” derivados de la terapia antiviral que le habían suministrado, mientras que no tenía contraindicación para ser tratado con Sovaldi, el nuevo fármaco. Junto a ello, advertían, a la vista de que “todavía no se ha recibido notificación acerca de la concesión del tratamiento”, de que si no se le suministraba el nuevo medicamento de inmediato, el desenlace sería “con toda seguridad y en breve plazo” la muerte del paciente.

Los hepatólogos han confirmado a este diario que “aunque sin contestación alguna de Sanidade, a los tres días de enviar la carta recibieron el medicamento en el hospital” y el paciente no solo se ha recuperado “sino que hace una vida completamente normal”. Sanidade no ha querido pronunciarse sobre estos hechos porque no “valora casos concretos”, pero asegura que el Sergas “garantiza” que todos los pacientes que cumplan los criterios clínicos establecidos en el Sistema Nacional de Salud “reciben los fármacos de manera homogénea en toda Galicia”.