Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dispersión de la oposición facilitó que Mas no explicara la herencia

El PSC dice ahora que no descarta pedir una nueva comparecencia

Artur Mas, durante su comparecencia del pasado lunes en la comisión de investigación
Artur Mas, durante su comparecencia del pasado lunes en la comisión de investigación

El líder del PSC, Miquel Iceta, fue el primero que preguntó a Artur Mas el pasado lunes sobre la herencia que le dejó su padre procedente de una cuenta en un banco de Liechtenstein, pero las explicaciones que reclamaron los grupos de la oposición sobre esta y otras cuestiones fueron muy genéricas y dejaron muchos cabos sueltos. La comparecencia del presidente de la Generalitat en la comisión de investigación del caso Pujol no disipó las sombras de duda que se han generado durante años y que afectan al propio líder nacionalista y a la financiación de CDC.

Seguramente por eso, el PSC anunció ayer que no descarta solicitar una nueva comparecencia de Mas después de que declare en la comisión la familia Pujol a partir del próximo día 23. El PP mantiene su petición de dimisión del presidente de la Generalitat y Ciutadans dijo que la reclamará si la justicia demuestra que mintió o la comisión de investigación concluye que no dijo la verdad.

Procedencia y firma. Mas admitió ser beneficiario de la cuenta que su padre, Artur Mas Barnet, tenía en el banco LGT, pero no se le preguntó si tiene firma autorizada para disponer de esa cuenta. Aclaró que no cobró “un solo euro” y que él y sus hermanos decidieron que la única heredera sería la madre. Sin embargo, cuando fallezca esta es razonable pensar que los hermanos heredarán un dinero ya blanqueada. No se le preguntó a Mas si piensa aceptar la parte que le corresponda de aquella cuenta, ni por la procedencia del dinero que amasó su padre. Tampoco le recordó ningún grupo que la justicia archivó el caso por prescripción, no porque no hubiera delito. En algún momento las explicaciones recordaron las que ofreció Jordi Pujol sobre la herencia de su padre.

¿Cuándo lo supo? Mas confesó que supo de la existencia de la cuenta “desde finales de los 80”, antes de ser consejero del Gobierno de Jordi Pujol. Sin embargo, cuando se descubrió que la Audiencia Nacional estaba investigando el caso en 2008 confesó que fue entonces cuando se enteró. No se le preguntó sobre esa contradicción.

El cajero de CDC. Mas dijo que confiaba plenamente en Daniel Osácar, el que fue tesorero del partido entre 2005 y 2010, pero dejó caer que si hay condena por el caso Palau ordenará la devolución de los 6,6 millones que el juez cree que fueron a parar a las arcas de CDC por el pago de comisiones. La oposición no interrogó sobre ese confesión encubierta de posible culpabilidad, ni porqué fue relevado Osácar al frente de la caja.

.

Más información