Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ley electoral

Los partidos descartan trocear la ley electoral como proponía Artur Mas

CiU, ERC y ICV impulsan un texto para introducir 40 cambios en materia de transparencia y limitación de gastos

El pleno del Parlament de esta semana
El pleno del Parlament de esta semana

La ley electoral catalana, la asignatura pendiente de todos los partidos desde 1980, vuelve a discutirse estos días al Parlament de Cataluña en el enésimo intento de encontrar una fórmula que reúna, como mínimo, un apoyo de los dos tercios de los diputados. La ponencia que elabora esta ley ha decidido este viernes no hacer caso de la propuesta que hizo el pasado enero Artur Mas en el sentido de trocear el texto para facilitar la aprobación. Finalmente, el texto que salga de la ponencia se votará todo entero al Pleno del Parlament, posiblemente durante el mes de marzo, a pesar de que ni mucho menos tiene garantizada su aprobación.

La propuesta que Artur Mas lanzó a los partidos el enero pasado era que, si era imposible consensuar un nuevo sistema electoral, como mínimo pudiera aprobarse esta legislatura la llamada autoridad electoral catalana. Se trataba de conseguir que los partidos pudieran ir a las próximas elecciones bajo el control de una entidad catalana y que el arbitraje no dependiera exclusivamente de la Junta Electoral Central.

En la reunión de este viernes, el PSC mostró su oposición a separar de la ley la creación de esta autoridad y el resto de partidos aceptaron a intentar aprobarlo todo junto. Una vez más se vieron las diferencias que mantienen los diferentes grupos en aspectos básicos como la administración electoral, las incompatibilidades o el desarrollo de las campañas. Con todo, fuentes de la ponencia, aseguran que estas diferencias sí que podrían salvarse las próximas semanas.

A día de hoy no se divisa ninguna posibilidad de acuerdo en la parte de la ley que tiene que definir el sistema electoral, es decir, el nivel de proporcionalidad y el peso de cada circunscripción electoral. Este ha sido el principal elemento de discordia que ha impedido hasta ahora aprobar la ley.

Fuentes de Iniciativa per Catalunya explicaron que entre los acuerdos adoptados este viernes está el de sacar adelante toda la ley pero sin concretar los aspectos más espinosos del sistema electoral. "No haremos sólo una ley para concretar la autoridad electoral catalana, sino para introducir 40 de los 50 aspectos que la comisión asesora de la ley electoral nos recomendó en 2007". Entre estos aspectos habría la concreción del voto electrónico, la obligatoriedad de unificar los envíos de propaganda electoral o la limitación de gastos de campaña.