Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Se cierra una ventana

La autora repasa la actividad desplegada por Basque Research desde 2002 cuando fue creado por iniciativa de Elhuyar y con la colaboración del Gobierno Vasco, con objeto de dar servicio al sistema vasco de ciencia, tecnología e innovación

Recientemente hemos publicado la noticia del último día de vida de la web Basque Research.

Basque Research fue creado en 2002 por iniciativa de Elhuyar y con la colaboración del Gobierno Vasco, con objeto de dar servicio al sistema vasco de ciencia, tecnología e innovación. El proyecto ha tenido tres líneas de actuación principales desde su origen: el propio sistema, la sociedad vasca y la internacionalización.

El sistema de la investigación del País Vasco ha cambiado mucho desde el 2002 hasta nuestros días: hay más agentes adscritos al sistema, se han unido centros, empresas e instituciones han seguido investigando y desarrollando, se han seguido haciendo tesis, se han desarrollado nuevas empresas, etc. Y Basque Research ha informado sobre todo ello.

La sociedad ha sido un elemento de especial relevancia en las funciones de Basque Research. No cabe duda de que informar sobre cómo se usa la inversión que se hace en investigación y desarrollo es absolutamente necesario para formar una sociedad crítica y madura.

El tercer pilar de Basque Research es la internacionalización. Basque Research ha difundido muchas noticias en múltiples webs de referencia a nivel internacional, y, además, Basque Research ha sido miembro de la fundación Alphagalileo, que informa sobre la investigación que se hace en Europa.

Basque Research ha publicado miles de noticias y eventos a lo largo de estos 12 años: más de 5.000 noticias y otros tantos eventos. Por otro lado, el boletín semanal de Basque Research tiene 1.100 suscriptores. Por tanto, podemos concluir que a lo largo de estos 12 años Basque Research ha sido un componente firme del sistema vasco de ciencia, tecnología e innovación.

En este recorrido nos han acompañado varias entidades, además de Elhuyar: el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Ministerio de Ciencia y tecnología.

Estos últimos años Basque Research, como tantos otros, ha intentado capear el temporal fruto de muy diversas crisis: reducción de las fuentes de financiación para investigación (como la cancelación de la convocatoria SAIOTEK), el modelo de financiación de los medios de comunicación, etc. Finalmente, a falta de suficientes recursos para garantizar su supervivencia, se ha visto obligado a abandonar. Aunque resulte paradójico, Basque Research se despide justo cuando se intenta impulsar la estrategia de la marca Basque Country, que tiene como objetivo difundir internacionalmente la imagen del País Vasco.

Acabamos de conocer el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación Euskadi 2020 (PCTI2020) elaborado por el Gobierno Vasco. Dicho plan ha marcado tres prioridades: la fabricación avanzada; las biociencias y la salud; y la energía. Y con dichas prioridades, diferentes oportunidades ligadas al territorio. No se menciona la relación que la ciencia, la tecnología y la innovación deben tener con la sociedad, por lo visto, el diálogo con la sociedad no es prioritario en el nuevo plan. Por ello, iniciativas como Basque Research quedan definitivamente relegadas.

A nivel europeo, en el marco de investigación Horizon 2020, la Comisión Europea ha marcado como objetivos prioritarios la excelencia en la ciencia, el liderazgo industrial y los desafíos sociales. Además de dichos objetivos prioritarios, sí se han establecido unos ejes horizontales con un fin claramente social, entre los que destacan un programa de socialización de la ciencia y un programa que pretende impulsar la divulgación de la excelencia y el aumento de la participación.

En adelante, la red vasca de ciencia, tecnología e innovación del País Vasco contará con un escaparate menos para mostrar su trabajo. Asimismo, la sociedad vasca tendrá un medio menos desde el que recibir dicha información. Sin embargo, la necesidad de los miembros de la red de difundir su trabajo dentro de la red, ante la sociedad vasca, y a nivel internacional, no ha desaparecido. Por lo tanto, necesitaremos inventar medios para ello, y, por supuesto, asignar recursos.

Leire Cancio Orueta  Directora General de la Fundación Elhuyar