Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Llevar dinero a Andorra era como traer azúcar o queso a España”

Un coronel retirado de la Guardia Civil relata que Marta Ferrrusola viajó al país vecino cada dos o tres meses con alguno de sus hijos

José Matas Zapata durante la comparecencia.
José Matas Zapata durante la comparecencia.

“Llevar dinero a Andorra era muy fácil. Tanto, como traer mantequilla, azúcar o queso a España”. La frase del coronel en la reserva de la Guardia Civil José Matas Zapata pronunciada ayer en la comisión de investigación del caso Pujol refleja los nulos controles que hasta hace poco había en España en la lucha contra la evasión de capitales. “Eso no era una prioridad para el Estado”, confesó el compareciente ante la insistencia y el asombro del diputado de Esquerra Republicana Oriol Amorós.

Matas Zapata estuvo destinado en Andorra desde 1979 hasta su jubilación y era precisamente el responsable de evitar la evasión de capitales. Se le atribuye haber sido espía del CNI y estar detrás de la fuga de cifras millonarias protagonizado por la familia Pujol al país vecino. “La palabra espía no me gusta, era un interesado en información”, dijo. También negó cualquier vinculación con el expresidente de la Generalitat, su esposa y sus hijos, pero sí admitió que entre 1991 y 1997, Marta Ferrusola viajaba a Andorra cada dos o tres meses.

Matas Zapata admitió haberla visto en numerosas ocasiones en aquel país junto a sus hijos y reconoció que conocía que ingresaban dinero, pero precisó que “nadie pensaba en aquel momento que podía ser dinero sucio”. El guardia civil sabía de esos viajes porque Marta Ferrusola acudía acompañada de escoltas y él se encargaba de las gestiones con el departamento de Interior de la Generalitat para que los mossos d'esquadra pudiesen llevar el arma reglamentaria.

Un ejemplo de la tolerancia institucional con la evasión de capitales, explicó, era que España permitía la fuga de hasta dos billones de pesetas anuales, a cambio de que se controlase el dinero sucio”, en alusión a las cantidades que no procedían de los beneficios empresariales. En esa línea insistió en que Andorra siempre ha sido el destino preferido por la burguesía catalana para evadir capitales, aunque no el único. “Muchas personalidades españolas y catalanas traían dinero, incluso era elegante decirlo”, remachó

Sus explicaciones no convencieron a los grupos políticos, que de forma más solapada o clara pusieron en duda sus explicaciones, especialmente su ignorancia sobre la familia Pujol. Matas Zapata sí admitió, por el contrario, conocer a Lluís Prenafeta, exsecretario general de la Presidencia de la Generalitat, así como a Joan Piqué Vidal, abogado de Jordi Pujol en el caso Banca Catalana. “Me están picando para que diga cosas importantes”, admitió sin reparos, después de negarse a facilitar nombres de personas implicadas.

El coronel ahora retirado y residente en Marbella, calificó de “absurdo e insensato” que Jordi Pujol Ferrusola evadiese dinero a Andorra en bolsas de basura, como ha asegurado su exnovia, María Victoria Álvarez. “Hay sistemas mucho más seguros y sin riesgo”, explicó. El compareciente insistió en la laxitud con la que actuaron las instituciones durante décadas en la lucha contra la evasión de capitales. “Antes eran los mismos bancos los que colaboraban en trasladar el dinero allí, pero esto se ha ido complicando con el tiempo”, apostilló. A modo de ejemplo explicó que a cambio de pagar 300.000 pesetas (unos 1.800 euros), se podía saber qué cuentas tenía un español en Andorra.

La comisión aprobó otras 24 comparecencias, entre ellas las del consejero de Justicia, Germà Gordó, así como de los exconsejeros de Empresa y Empleo Francesc Xavier Mena y de Comercio, Turismo y Consumo Josep Huguet. A la espera de conocer la fecha en la que acudirá Artur Mas, los grupos han de rehacer el calendario aprobado, pues se han previsto sesiones hasta finales de mayo y quedan por determinar muchas comparecencias.

Más información