Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Año Usandizaga reúne y edita toda la obra del músico en su centenario

San Sebastián ofertará en diversos conciertos la posibilidad de escuchar todas las piezas del creador

José Antonio Usandizaga (centro), sobrino del músico José María Usandizaga, conversa con el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre.
José Antonio Usandizaga (centro), sobrino del músico José María Usandizaga, conversa con el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre.

El centenario de la muerte de José María Usandizaga brindará la oportunidad de escuchar en San Sebastián todas las obras del músico donostiarra en una efeméride que se ha aprovechado para actualizar y editar el legado del artista que falleció en 1915 a los 28 años. El año Usandizaga ha sido presentado hoy en el Ayuntamiento de San Sebastián por el alcalde de la ciudad, Juan Karlos Izagirre, la directora de Cultura de la Diputación de Gipuzkoa, Garazi López de Etxezarreta, la directora de difusión cultural del Gobierno Vasco, Clara Montero, y el director del Archivo Vasco de la Música (Eresbil), Jon Bagües, instituciones que han colaborado en la organización del evento.

En el acto han estado presentes también los sobrinos del músico José Antonio Usandizaga, José María e Inés, quien ha aprovechado la ocasión para quejarse del estado de la estatua del artista de la Plaza de Gipuzkoa en la capital guipuzcoana.

El programa de actividades arrancó el pasado 13 de enero con la interpretación de la obertura sinfónica sobre un tema de canto llano en el concierto de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Euskadi bajo la batuta de Josep Caballé-Domenech. A esta cita siguió el 18 de enero el concierto de la banda municipal de txistularis previo a la festividad de San Sebastián.

Durante el año 2015 se sucederán las interpretaciones de la obra de Usandizaga a cargo de la OSE, la Orquesta Sinfónica de Bilbao, Musikaste, Musikene, la coral Andra Mari y Easo o el coro de la basílica de Santa María, entre otros.

Usandizaga (San Sebastián 1887-1915) fue un músico "alegre, divertido y travieso", según la descripción de uno de sus hermanos, y esa es la figura que los organizadores quieren recordar, ha asegurado Bagües. La obra del artista donostiarra incluye partituras de marcado corte clásico para piano, órgano o coros y otras más cercanas a la música popular, como las escritas para txistu.

Sin embargo, la ópera es la protagonista indiscutible de la música de Usandizaga, que cuenta con solo tres títulos que serán interpretados en versión concierto. La llama, influida por la corriente del exotismo imperante en la época, será interpretada el 20 y 21 de marzo en el Kursaal de San Sebastián por la OSE y contará con Ainhoa Arteta en el elenco de solistas. Al igual que otras incluidas en el programa, esta ópera podrá escucharse también en el Teatro Principal de Vitoria, el Palacio Euskalduna de Bilbao y Auditorio Baluarte de Pamplona.

Los solistas del coro Easo y la OSE ofrecerán Mendi Mendian, la primera ópera escrita en euskera, el 21 de agosto, mientras Las Golondrinas, con el Orfeón Donostiarra y la orquesta de Musikene, cerrará el ciclo el 27 de noviembre en Vitoria, el 28 en San Sebastián y el 30 en Bilbao.

El programa recupera la Misa a cuatro voces mixtas que no se ha llegado a interpretar nunca, ha explicado Bagúes.

Usandizaga creó con solo 28 años una obra "actual y moderna que merece ser recuperada para el siglo XXI", ha señalado Bagües, quien ha enmarcado en este empeño la labor de edición de las partituras del músico que pueden ser consultadas en la web de Eresebil y que han sido donadas por la familia.

José Antonio Usandizaga, en nombre de los sobrinos del músico, ha asegurado que aunque ninguno de ellos conoció al artista "su espíritu" estuvo presente en la familia al tiempo que ha destacado que era una persona "muy enraizada y querida" en la ciudad en la que vivió.

En el mismo sentido se ha expresado el alcalde, Juan Karlos Izagirre, quien ha señalado que Usandizaga fue un donostiarra "cercano" que se ha convertido en un "símbolo de la ciudad". Izagirre ha destacado que el músico fue precursor de la ópera vasca y representó los valores de la ciudad relacionados con el euskera y la cultura trabajando al más alto nivel, pero sin olvidar sus raíces vascas.