Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sergas abre una investigación a los médicos del Meixoeiro en huelga

Alega problemas en la calidad del servicio que los facultativos niegan

Seis semanas después de haber iniciado una huelga en demanda de refuerzos en distintos turnos, los médicos de Urgencias del Hospital Meixoeiro de Vigo se han visto sorprendidos por la apertura de una investigación del Sergas, que trata de averiguar irregularidades en la calidad del servicio. Los facultativos atribuyen los supuestos fallos a la escasez de personal, aseguran que no afectan a la seguridad de los pacientes y acusan a la gerencia de tratar de amedrentarlos para que abandonen la huelga.

 Según afirmaron este viernes el gerente y la directora asistencial del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi), se ha abierto una investigación sobre el funcionamiento del servicio y sobre el uso del sistema informático y del llamado triaje, que consiste en la clasificación de los pacientes según la urgencia de sus dolencias. “Nos faltan datos de un día concreto de esta semana”, afirmaron. El gerente se confesó preocupado por “la calidad y la seguridad de la atención a los pacientes”, que debe estar “por encima de cualquier reivindicación”.

Los médicos negaron problemas en la atención a pacientes, pero señalaron que, en determinados momentos con “exceso de actividad”, se pospusieron cuestiones burocráticas que no tienen que ver con los pacientes, sino “con las estadísticas del Sergas sobre número de personas atendidas”, según afirmaron. La huelga indefinida ha coincidido con un gran incremento de la presión de urgencias, debido al pico de la gripe de las últimas semanas.

El portavoz de los huelguistas, Manuel Rodríguez Piñeiro, tachó de “totalmente falsas” las acusaciones de los responsables del Chuvi, al negar que se hayan saltado “ni uno de los pasos que hay que realizar” en el triaje, seguimiento y control. “Los pacientes están atendidos de forma correcta y en ningún momento se ha hecho mala atención ni se ha abandonado el tratamiento”, insistió.

Los médicos consideran que la investigación anunciada por el Sergas es una estrategia del gerente del Chuvi para “meter miedo a los trabajadores” y ejercer una “guerra de desgaste para presionar hasta que se desconvoque la huelga”. “Es una amenaza clara para los trabajadores si no hacen lo que ellos dicen”, lamentó.

Aunque los refuerzos que solicitan los médicos de urgencias, que apoyaron la huelga por unanimidad, suponen un gasto inferior a 50.000 euros, el Sergas se niega a atender sus peticiones. En concreto, solicitan reforzar con un profesional adicional los turnos más deficitarios, las noches de los martes, miércoles y jueves, después de renunciar a su reclamación de más facultativos los fines de semana. Su reivindicación suma un total de 36 horas semanales, pero el Sergas se niega a admitirla con el argumento de que el número de casos en Urgencias no ha aumentado en los últimos años.