Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feria Valencia confía en saldar toda o una parte de su millonaria deuda

Su presidente José Vicente González asegura que tras su reestructuración el recinto estará en condiciones de pagar su ampliación, por la que se deben 522 millones de euros

El presidente de Feria Valencia, José Vicente González, asegura sentirse muy satisfecho con el acuerdo para la reestructuración de la institución ferial, que según defiende tiene ahora "un futuro claro" que posibilitará devolver "todo o parte" de la deuda.

González señala que el objetivo final es maximizar los beneficios y estar en condiciones de pagar la ampliación de la feria, que mantiene una deuda viva de 522 millones de euros (de un total de 587 millones).

"Ahora tenemos un camino claro y la voluntad de hacerlo, y el final está definido, porque Valencia no se puede permitir el lujo de perder 120.000 personas", ha indicado en referencia a los visitantes que acuden a la ciudad en los grandes certámenes como Cevisama y Hábitat.

González señala que, con toda seguridad, el primer año no se obtendrán beneficios pero actualmente el negocio está funcionando mejor y se pretende que la reestructuración consiga una mayor ocupación del espacio ferial y durante más días al año.

El documento acordado por Feria Valencia, el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat en el Patronato celebrado el pasado 30 de diciembre "clarifica completamente el futuro" y supone "un avance muy importante" en cuanto a la indefinición sobre su carácter público o privado.

Según González, la feria "siempre ha operado como entidad privada, desde hace cien años".

Ahora se constituirá un grupo de trabajo formado por dos representantes de cada organismo (Feria, Ayuntamiento y Generalitat) para iniciar los trabajos de constitución del consorcio autonómico en que se convertirá.

Este consorcio asumirá la deuda y el patrimonio y posteriormente -tras la adjudicación del negocio a los operadores- desgajará la explotación comercial en una sociedad que puede tener participación pública y socios privados.

Para el presidente de la feria, lo "lógico" es que entren operadores que aporten no solo financiación sino también negocio para "rentabilizar" el edificio, posibilitar su crecimiento y obtener beneficios.

Al tratarse de un proceso complejo, se ha fijado como fecha tope para sacar el pliego de condiciones de adjudicación del negocio ferial el 31 de julio de este año, y con ello la feria podría operar con la nueva reestructuración este mismo año, "en ningún caso más allá de 2015", apunta el también presidente de la patronal autonómica Cierval.

Dentro de las posibilidades, González prefiere socios "operadores que traigan más ferias" y no socios financieros, porque la feria tiene que generar beneficios que se devolverán en forma de canon o alquiler, preferentemente la primera.

La redacción del pliego de condiciones, que se hará a través del sistema denominado diálogo competitivo, también será complicada. Según González, la feria cuenta con "activos muy importantes que hay que poner en valor" a la hora de negociar en ese proceso, y será "flexible" para que el pliego sea lo mejor posible.

Este año Feria Valencia, con un presupuesto para 2015 de 17,2 millones de euros, tiene previsto celebrar 50 ferias, dos de ellas nuevas: una dedicada al cómic (en noviembre) y otra de envases de plástico.

Los salones de mayor volumen que se celebran en el recinto, Cevisama y Hábitat, aglutinan a fecha de hoy el 6 % y el 25 % más en expositores, respectivamente, que las ediciones del año pasado en términos equivalentes, ya que este año no está presente la feria bienal de maquinaria.

Respecto a la plantilla, la externalización prevista para finales de 2014 no se ha podido hacer efectiva debido al proceso de análisis de reestructuración de la feria.

De esta manera los 40 despidos planteados que corresponden a externalización de servicios -dentro del ERE para 86 empleados- se llevarán a cabo en marzo o abril próximos, con lo que el ahorro de costes salariales previstos para el año pasado se trasladará al ejercicio actual.

Como consecuencia del ERE, la plantilla de Feria Valencia, actualmente de 105 empleados, se reducirá en 80 o 90 personas.

Respecto a la investigación de la Fiscalía sobre posibles sobrecostes en la ampliación del recinto, la feria tendrá una transparencia y colaboración absoluta con los peritos, a quienes facilitará la documentación, según González, "al máximo ritmo que podamos".