Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro candidatos pugnan por dirigir la Complutense

Carrillo se enfrenta a un alto cargo de Wert, un antiguo vicerrector y un catedrático para liderar el campus presencial más grande de España

Fachada del Rectorado de la Comuplentense. Ampliar foto
Fachada del Rectorado de la Comuplentense.

Es la otra cita electoral del año en Madrid. La Universidad Complutense (UCM), el campus presencial más grande de España, celebra comicios la próxima primavera. El actual rector José Carrillo, que ya ha confirmado que se presenta, intentará mantener su candidatura frente a otros tres candidatos. Son Carlos Andradas, que se forjó en el anterior equipo rectoral; Federico Morán, secretario general de Universidades del actual Ministerio de Educación de José Ignacio Wert y Rafael Calduch, un catedrático que es de momento el que tiene menos proyección pública.

En estos cuatro años de recortes, con un incremento sin precedentes en los precios de las tasas que pagan los estudiantes y un ajuste de las plantillas debido en parte a la bajada tasa de reposición —hasta hace dos meses, solo podían sustituir a uno de cada 10 docentes jubilados, ahora son el 50%—, la Complutense fue también noticia como seno académico en el que se han formado algunos de los principales líderes de Podemos, el partido al que las encuestas sitúan como posible gran triunfador de las elecciones locales y autonómicas de mayo y de las generales de finales de año.

Aunque algunos de sus dirigentes —como el secretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos, Carlos Monedero, que es profesor en la Complutense—, han defendido públicamente la gestión de Carrillo, fuentes de la organización indican que no prevén un pronunciamiento conjunto a favor de ninguno de los candidatos. “No es un tema que tengamos en la agenda con todo lo que se nos viene encima”, señalan esas fuentes.

El sistema de votación del campus, además, deja un escenario con pocas certezas. Es un modelo ponderado en el que los doctores suman el 51% del peso final, seguidos de los estudiantes (25%). El resto, se lo reparten el personal docente e investigador (12%) y el de administración y servicios, con otro 12%.

Comisiones Obreras fue el gran valedor de Carrillo en las anteriores elecciones. Pero ese apoyo se ha desgastado en estos cuatro años, según fuentes sindicales. El rector saca pecho ce su gestión: “Hemos conseguido que esta nave que hacía aguas por todas partes volviese a salir a flote”. Esgrime entre sus logros haber evitado los despidos que sí aplicaron otros campus y haber mantenido el impulso investigador pese a los recortes.

Los demás aspirantes le achacan una pérdida de presencia internacional, con un gobierno excesivamente politizado y virado a la izquierda. “Esta universidad necesita un cambio que le devuelva el prestigio perdido en los últimos años y la ilusión de la gente de dentro. Se han aplicado políticas muy sectarias, la Complutense tiene un perfil demasiado político”, señala Morán, que prevé abandonar su puesto en el Gobierno del PP en febrero para defender su candidatura. El actual secretario de Universidades rechaza la etiqueta de candidato de la derecha y dice que impulsará un equipo multidisciplinar. “El gobierno de una universidad no solo es un rector, es un equipo. El mío será plural y con cargos elegidos por méritos, no por filiación política”.

Carlos Andradas, que perdió en las elecciones a rector de 2011, vuelve tras cuatro años al frente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE). Es el otro candidato claramente progresista con Carrillo. Defiende “superar la parálisis actual simplificando estructuras y procesos para que los profesores e investigadores puedan hacer su trabajo y reconocer adecuadamente a quienes lo hacen mejor”.

El último aspirante hasta la fecha es el catedrático de Relaciones Internacionales Rafael Calduch. Milita en UPyD, partido del que asegura que se daría de baja en caso de ganar para que no interfiriera en su labor al frente del campus. Se presenta como el candidato “con menos hipotecas políticas”. “Conozco bien las fortalezas y debilidades de la Complutense después de 40 años aquí. La universidad requiere del apoyo de unos profesionales que somos muy valiosos y que solo necesitamos que nos dirijan de forma profesional y competente”, defiende.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram