Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cofradías alertan del fuerte descenso del marisco en las rías

Reclaman un estudio sobre las causas y medidas urgentes a la Xunta

Las cofradías de pescadores gallegas constatan que 2014 ha sido un año marcado por la alta mortandad de moluscos como la almeja o el berberecho en las rías, por lo que urgen a la Administración a tomar medidas. Entre las soluciones que propone el sector están la regeneración de bancos marisqueros, la resiembra de especies, ayudas económicas por paradas biológicos y un análisis técnico a fondo que determine las causas exactas.

 “Hay que juntarse con los técnicos, estudiar la situación que llevó a esto y qué medidas se pueden tomar ante la problemática de la escasez de recursos marisqueros que está ocurriendo, sobre todo en el interior de las rías”, reclama el presidente de Federación Galega de Confrarías de Pescadores, Tomás Fajardo (1961, Porto do Son), en una entrevista concedida a Europa Press. Fajardo considera que “hay mucho que estudiar” para intentar atajar la alta mortandad, aunque anticipa que “viene derivada de varios factores”, como “la cantidad de lluvia y temporales que en algunas zonas arrasó con la cría, las altas temperaturas del agua o la contaminación”, esta última con especial incidencia en rías como la de Arousa. Pescadores, mariscadores y mejilloneros arousanos se unieron hace días en un manifiesto para exigir a la Xunta que reaccione ante la fuerte caída de la producción de moluscos, atribuida al deterioro ambiental del hábitat marino.

“Ante la climatología adversa no se puede hacer nada”, señala Fajardo, pero “quizás sí a través de la regeneración” y con “ayudas compensatorias cuando existan paralizaciones forzosas por la escasez de recurso”. “Los últimos años están siendo bastantes difíciles”, admite el presidente de las cofradías gallegas. “Lo que más conozco es la ría de Muros-Noia y la situación que se da en los dos o tres últimos años no es nada halagüeña”. Fajardo se confiesa pesimista ante el futuro inmediato y resalta las dificultades económicas que afrontan los productores: “Si una mariscadora gana 5.000 euros al año y se le descuenta la Seguridad Social, al final solo le quedan 3.000”.

El pasado noviembre, la federación de cofradías remitió una carta a la Consellería do Mar para pedirle una reunión con el propósito de abordar los dos problemas que el sector considera más urgentes, el furtivismo y la alta mortandad de moluscos. De momento no hay respuesta, aunque Fajardo confía en que llegue tras la Navidad. Las cofradías abogan por medidas para “intentar atajar o paliar el furtivismo, sobre todo el violento”. Pero su máximo representante quita hierro a la eficacia que tendría penalizarlo como un delito y advierte: “Es un problema complejo. Dentro del furtivismo también hay mucha necesidad y marginación social”.