Informe FOESSA

Cáritas avisa de que casi la mitad de los vascos está en riesgo de exclusión

El estudio concluye que dos de cada tres casos de pobreza son anteriores a la crisis

Carlos Bargos (izquierda) presenta el informe junto a Kiko Lorenzo.
Carlos Bargos (izquierda) presenta el informe junto a Kiko Lorenzo.Fernando Domingo-Aldama

La situación de protección social es más fuerte en el País Vasco que en el resto de España, el 83,4% de las personas no sufre exclusión social, pero eso no evita que el estudio FOESSA en Euskadi, presentado este jueves, muestre cifras preocupantes. Un 16,6% de la población sufre exclusión, y, de entre ellos, 113.000 vecinos está en una situación severa. Hasta un 45,5% de todos los habitantes de la Comunidad Autónoma vasca, por su parte, está en vulnerabilidad social, o lo que es lo mismo, le afecta alguno de los 35 indicadores de pobreza que ha valorado el estudio. "Muchos están todavía en una situación de normalidad pero si este problema se mantiene en el tiempo, corren el riesgo de pasar de una integración precaria a una exclusión", ha explicado el coordinador del estudio, Kiko Lorenzo, en la sede de Cáritas de Bizkaia.

El séptimo informe de Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada (FOESSA) ha hecho, por primera vez, un estudio concreto para Euskadi, a través de diversas estadísticas secundarias, como los datos del CIS o el INE, y con una encuesta propia hecha de manera privada. El estudio trata de ser una reflexión sobre todo el periodo económico, y no solo de la crisis.

Más información
Más de dos millones de andaluces vive en situación de exclusión social
Un millón y medio de valencianos vive en estado de exclusión social

Así, concluye que dos de cada tres personas en exclusión social, ya lo estaban antes de la crisis, aunque recuerdan que una austeridad "neutral en términos redistributivos" puede enquistar el pobreza en el modelo de sociedad. "La crisis no ha sido igual para todos. El 10% de rentas más altas ha mantenido su nivel, lo ha incrementado o se lo ha reducido en solo un 5%, mientras que las más bajas se han reducido por encima del 10%", advertía Lorenzo. Como uno de los problemas centrales a los que se enfrentan los hogares vascos se encuentra el gasto de vivienda, que supone el 30% de los ingresos de una familia y que, según Cáritas, "supera el máximo tolerable".

Otro de los problemas de Euskadi es su población cada vez más envejecida con un crecimiento natural muy bajo, apunta el estudio. La crisis ha empujado el descenso de la natalidad, y ha aumentado la dependencia. Por eso, el informe propone subir los impuestos, aunque de manera equitativa y de acuerdo con las necesidades sociales. Apuestan por un refuerzo de la renta mínima de ingresos y el compromiso redistributivo ético. "El modelo actual es un fracaso. Hay que revisar los valores cívicos y de participación y empujar nuevas formas de movilización", ha manifestado el Presidente de Cáritas Euskadi, Carlos Bargos.

Lorenzo ha subrayado, además, aunque los derechos sociales estén por encima en Euskadi, los problemas relacionales y de aislamiento son iguales o más altos. Los más afectados: las familias de mayor tamaño, con menores de edad, los jóvenes en paro ("una generación hipotecada" con 46% de desempleados), y los de larga duración. "Aunque el paro sea más bajo en Euskadi, los parados" de larga duración son similares, un 57%, y de muy larga duración, un 34%, apuntaba. Ha dibujado un perfil como el más afectado, el de un varón de 55 años, desempleado y con estudios bajos que, pese a su experiencia no puede encontrar trabajo fuera de su sector. Ha reconocido, sin embargo, que sus factores son menos excluyentes que las de los extranjeros o los hogares monoparentales. Una población que es muy inferior (un 6,8%) a la del resto de España, donde alcanza el 11,8%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"El crecimiento económico por sí mismo no soluciona la pobreza", ha expresado Lorenzo. El estudio apunta que los recortes en servicios públicos ha llevado a que dos de cada 10 vecinos se encuentren, en particular, afectadas por la exclusión sanitaria, dado que no pueden seguir tratamientos médicos prescritos o asegurarse una alimentación suficiente y equilibrada. El 13% de los hogares vascos cobija a alguien con un trastorno mental o depresión durante los últimos cinco años. Cuatro de cada 10 hogares, asimismo, ha tenido que reducir el gasto de alimentación.

Eso sí, aunque el asociacionismo quede por debajo del español y europeo, 7 de cada 10 hogares cuenta con ayuda en momentos de necesidad, y el informe valora que los hogares vascos cuentan con una red social y familiar de apoyo extensa, aunque haya bajado la capacidad de recibir ayuda y muchas veces se centre en pensionistas que están perdiendo la capacidad de auxiliar.

Sobre la firma

Eneko Ruiz Jiménez

Es periodista en la sección de redes sociales, aunque lo que más le gusta es hablar de cine, series y cómics. No sabe montar en bicicleta.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS