Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un presidente en la portería

Jordi Pujol ha establecido su despacho en la vivienda del portero, donde tenía su biblioteca

Jordi Pujol sale de su residencia en Barcelona. Ampliar foto
Jordi Pujol sale de su residencia en Barcelona.

Manuel Puig, presidente de la comunidad de vecinos del número 96 de la ronda de General Mitre, lo confirma: Jordi Pujol ha establecido su despacho en la portería del edificio. Puig, conocido de muchos años del matrimonio Pujol Ferrusola, precisa que el expresidente alquila las dependencias del portero desde el año que dejó la presidencia de la Generalitat: "Tiene un montón de libros, su casa está llena. Por eso en la portería estableció su biblioteca". Pujol consume buena parte del día en la biblioteca/portería después de haber abandonado recientemente el despacho oficial que le correspondía como antiguo jefe del Gobierno.

Las persianas del apartamento de los Pujol Ferrusola están subidas. En una anterior visita, hace un mes, el piso tenía las persianas bajadas; ahora, sólo las cortinas tapan el interior de la vivienda. Dos equipos de periodistas televisivos montan guardia desde la terraza del bar Jarama, donde la televisión emite un programa de La Sexta de actualidad política con el título "A por los corruptos". Hace un mes, en el Jarama había siete equipos de televisión. Puig explica que la situación, a pesar de las últimas novedades, se ha relajado. Sobre todo ha descendido el número de ciudadanos que tocan el claxon cuando pasan por delante del edificio en señal de protesta. Sin embargo, hace pocos días, Puig, que vive en la primera planta, tuvo que retirar unas pancartas insultantes que habían atado a las rejas de sus ventanas. "Se lo comenté a Marta". Puig mantiene una relación más frecuente con Ferrusola, a la que sucedió al frente de la comunidad de vecinos.

Puig es representante de la Agrupación de Coleccionistas de Antigüedades de Cataluña. La sede de la entidad también es General Mitre, cerca de su casa. En este despacho, además de objetos antiguos de todo tipo, Puig también tiene retratos que le han hecho con políticos de todo color, también con Pujol. Con él ha compartido residencia, misas y asuntos escolares de sus hijos. Puig sufre por Pujol, está convencido de que no lo está pasando bien. "Hoy -lunes-, me he encontrado a Marta en la escalera y le he comentado esta noticia que asegura que el alcalde Trias también tiene dinero en el extranjero. Ella no tenía ni idea. Creo que viven muy desconectados", asegura Puig. Añade que Pujol es muy buen inquilino: "El piso del portero es de todos los propietarios de la escalera, también de él". Según el portal inmobiliario Tercero B, la vivienda de los Pujol Ferrusola es de 147 metros cuadrados y tiene un precio de mercado de 569.000 euros. El precio de alquiler de estos apartamentos es superior a los 1.300 euros mensuales, según Tercero B.

Los periodistas que hacen guardia comentan que el matrimonio Pujol abandona su casa ocasionalmente, y no lo hacen todos los días. Cuando Pujol sale a la luz del día, lo hace acompañado de dos agentes de los Mossos d'Esquadra. "Es normal, puede peligrar su integridad", dice Puig. El presidente de la comunidad de vecinos rememora todas las protestas que se han producido frente al edificio, la última, la de unas señoras que ofrecían embutidos por la calle "diciendo que era chorizo de Pujol". También recuerda a aquel hombre que hace dos meses perseguía al expresidente con una cruz en la mano, "como si se tratara de un vampiro".

Más información