Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agua subirá un 2,46% en Barcelona el próximo año

El Área Metropolitana contiene el aumento respecto a años anteriores

El precio del agua en los municipios de Barcelona subirán el próximo año un promedio del 2,47%. Esa será la propuesta que aprobará el próximo martes el pleno del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), un aumento contenido si se tienen en cuenta las alzas aprobadas en años anteriores. Para este año, por ejemplo, el incremento medio ha sido del 8,56%. En todo caso, el aumento de las tarifas es alto si se tiene en cuenta que la inflación ha subido únicamente un 0,1% en los nueve primeros meses del año.

Fuentes del sector explicaron que el 35% de esa subida está vinculada al incremento de las tarifas de Aguas Ter-Llobregat (ATLL), compañía a la que las suministradoras les compran agua en alta. El otro 65% estaría vinculado al canon de la sociedad mixta creada por el AMB y Agbar.

La propuesta de la corporación municipal llegará poco después de que la ACA aprobara en su consejo de administración otra subida del canon del agua del 1,5% para el próximo año. Esa medida, no obstante, está pendiente de que la Generalitat pueda aprobar los Presupuestos de 2015. La subida propuesta por el AMB contrasta con la petición de los alcaldes metropolitanos para que se congele el canon del agua durante los próximos cinco años.

Esa demanda es una de las condiciones que han impuesto en las negociaciones que mantienen con la Generalitat para intentar cerrar un acuerdo sobre la cesión de las depuradoras al AMB. El acuerdo supondría también el traspaso de la mayor parte del canon del agua durante unos treinta años y, a cambio, el Gobierno autonómico se garantizaría el ingreso de unos 800 millones de euros antes del cierre de este año, lo que daría aire a las finanzas autonómicas y permitiría reducir el déficit previsto.

Las conversaciones entre ambas partes están bloqueadas por la imposibilidad de acordar el porcentaje del canon del agua que se cedería al AMB y que acabaría gestionando la sociedad mixta controlada por la corporación y Agbar, y en la que la empresa privada mantiene un 85% del accionariado. Los alcaldes piden un 85% y el Gobierno catalán quiere dar un máximo del 75%. La participación de Agbar en la operación es imprescindible, ya hará una emisión de deuda para poder pagar los 800 millones de euros a la Generalitat.