Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mil personas piden en Esplugues la retirada de los cargos a seis jóvenes

Los imputados afrontan penas de prisión por un delito de desobediencia

Acción ecologista contra el Plan Caufec, en noviembre de 2007. Ampliar foto
Acción ecologista contra el Plan Caufec, en noviembre de 2007.

Cerca de un millar de personas se manifestaron ayer en Esplugues de Llobregat para pedir la retirada de los cargos a seis jóvenes que participaron en una protesta contra el Plan Caufec en 2007. Cuatro de los imputados, Oriol A., Jofre A., Jose G. y Juan C. se enfrentan a dos años de prisión por un delito de desobediencia. En el caso de Miguel Angel L. y Arnau A., la pena asciende a cuatro años y tres meses, porque al delito de desobediencia se le suma el de atentado contra la autoridad. El juicio a los jóvenes, con edades comprendidas entre los 30 y los 36 años de edad, está previsto para los días 27, 28 y 29 de octubre. El Plan Caufec prevé construir viviendas, hoteles y un centro comercial en un área de 40 hectáreas situada entre el barrio de Finestrelles y la Sierra de Collserola.

La marcha, con el lema Ni muts ni a la Gabia, empezó a las cinco de la tarde con una concentración delante del Ayuntamiento de la localidad. Después de la lectura de un manifiesto en favor de la retirada de los cargos a los imputados y en contra de la actuación del cuerpo de policía, la marcha prosiguió por las calles del centro de la ciudad. "Se intenta usar la vía penal contra los manifestantes. Esto da miedo. Si los juicios contra los manifestantes se basan en hechos objetivos, todos nosotros podemos acabar en el banco de los acusados. ¿Por qué no lo estamos? Porque es represión selectiva. Por eso estamos aquí, para decir que no callaremos", aseguró Jordi Binyoles, miembro de la asociación de vecinos de La Miranda, entre los vítores de los manifestantes.

La marcha, que acabó con la presentación de una carta de los padres y madres de los acusados exigiendo la retirada de los cargos ante la oficina local de los Mossos d'Esquadra y una concentración delante del Ayuntamiento, transcurrió en tono festivo. Algunos de los manifestantes, disfrazados de payasos, pegaron carteles en las paredes llamando a protestar contra la celebración del juicio. Las actuaciones de las agrupaciones locales de Diables y Castellers que acompañaban a los participantes amenizaron la marcha. “Es indignante. Las condenas que se han pedido para estos chicos son absolutamente excesivas”, aseguraba Jesús López, uno de los castellers que participaron en la protesta. “Sabiendo que el proyecto urbanístico del Plan Caufec sigue adelante después de la manifestación de hace siete años, habría tenido que haber muchas más protestas”, remachó López, de 32 años.

El Plan Caufec, que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Esplugues de Llobregat, prevé urbanizar una zona limítrofe con Sant Pere Martir, una de las montañas que componen la Sierra de Collserola. El proyecto incluye la construcción de 709 viviendas, además de dos hoteles y un centro comercial en un área de 40 hectáreas. Desde su nacimiento, en 1991, las protestas contra el proyecto han sido constantes. Y las imputaciones de manifestantes, también. En 2009 un grupo de 300 personas intentó entrar en una reunión del pleno municipal para pedir la retirada de los cargos a un manifestante que participó en una acción de protesta contra el plan. En 2007 tres jóvenes se colgaron a una de las torres de los edificios Símbol, en el centro de la ciudad, para extender una pancarta de protesta contra el plan.