Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA | ANDREU MAS-COLELL

“Nosotros no haremos movimientos que nos puedan dejar fuera de la UE”

“Ningún conflicto político afectará a la tesorería de la Generalitat”, afirma el consejero de Economía de Cataluña

El consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell en su despacho. Ampliar foto
El consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell en su despacho.

La consulta del 9-N, suspendida por el Tribunal Constitucional, no es el único quebradero de cabeza del Gobierno catalán. El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell (Barcelona, 1944), que debe llevar unos Presupuestos al Parlament en semanas, ya ha advertido del peligro de que las finanzas autonómicas sufran un “colapso fiscal” si el Gobierno central no aumenta las transferencias o flexibiliza el objetivo de déficit.

Pregunta. ¿Los Presupuestos tendrán un objetivo de déficit del 0,7% del PIB?

Respuesta. Sí. La idea fundamental de los Presupuestos es que el gasto no financiero y no finalista no puede bajar y que, además, hay que restablecer la paga doble de los empleados públicos. La reducción del gasto ha sido del 20% desde 2010. En el caso de Bienestar, Enseñanza y Salud, del 16%. Estas consejerías concentran el 70% del presupuesto. El gasto social no puede bajar más. Los ingresos vienen determinados por la suma de las transferencias del Gobierno central, los impuestos propios y cedidos y la deuda por el déficit autorizado. Y digo transferencias y no modelo de financiación, porque no tenemos; expiró a finales de 2013.

P. El Gobierno central afirma que las transferencias han crecido un 11% más. ¿Es insuficiente?

Nos tratan igual de mal que a la Comunidad Valenciana”

R. Nos falta mucha información, pero hasta donde sabemos, no es el caso. Este 11% es un popurrí que incluye hasta las inversiones del Estado o los fondos finalistas, y otros capítulos del presupuesto de cuya territorialización no disponemos. Si analizamos las transferencias, que es la parte que nos llega de los impuestos que pagan los ciudadanos catalanes, de 2013 a 2014 perdimos unos 600 millones y de este año al que viene, con los anticipos anunciados, ganamos 200 millones. Es decir, en 2015 perderemos 400 millones respecto a 2013. Curiosamente es lo que ganamos por el descenso del tipo de interés del préstamo del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

P. El Gobierno eleva a unos 1.750 millones el ahorro para Cataluña de esa medida. ¿No es así?

R. La mitad de esos 1.750 millones corresponde a refinanciación de vencimientos del FLA. No es un ahorro como tal, ni supone una inyección de liquidez; es humo. La otra mitad no es humo, es la reducción del tipo de interés para lo que queda de 2014 y 2015.

P. ¿La recaudación no va acompasada con la recuperación?

R. En este tema, no nos discriminan, nos tratan igual de mal que, por ejemplo, a la Comunidad Valenciana. Las comunidades en 2015 recibirán 10.390 millones menos que 2013 en transferencias y endeudamiento. Y 2013 fue un año de recesión y 2015 esperamos que sea de crecimiento. No tiene ni pies ni cabeza. Con el mismo nivel de impuestos, el Gobierno contará con 6.500 millones más. ¿Cómo se explica? Por una política sesgada del Gobierno en la distribución de las transferencias y de los objetivos de déficit.

P. ¿De esos 10.000 millones, cuánto corresponde a Cataluña?

R. Contamos con 2.200 millones menos.

P. ¿Cómo piensa cuadrar los Presupuestos?

R. Primero, figurarán los ingresos del impuesto de depósitos bancarios, que deben ser acordados con el Gobierno central como compensación por este tributo. Segundo, hemos pedido que el Fondo de Competitividad se transfiera como un anticipo en 2015. Y tercero, la disposición adicional tercera de 2008. Estas partidas constarán en el Presupuesto, aunque reconocemos que no están aseguradas y que deben ser objeto de una negociación.

“Nosotros no haremos movimientos que nos puedan dejar fuera de la UE” ampliar foto

P. ¿Ya descartan cobrar el impuesto sobre los depósitos directamente de los bancos?

R. Los bancos han anunciado que impugnarán el impuesto y presentarán un aval, de modo que los tribunales decidirán.

P. Poco después de que el presidente convocara la consulta, Fitch avisaba de una posible degradación de la calificación de la deuda a bono basura. ¿Le preocupa?

R. Estoy tranquilo porque la consideración que daba Fitch era bajo la posibilidad de que pudiéramos tener problemas con el FLA. La veo inexistente. El Consejo de Ministros del viernes aprobó las extensiones del FLA para 2015 y esta semana hemos firmado un acuerdo de extensión. Tengo toda la confianza de que el acceso al FLA seguirá abierto. No puede hacer ningún favor a España que Cataluña tenga dificultades para pagar su deuda. Para decirlo de otro modo, somos sistémicos y ningún conflicto político afectará a la tesorería de la Generalitat, que en estos momentos está en manos del Tesoro.

P. Los bancos de inversión advierten del riesgo de que una Cataluña independiente quede fuera de la UE. ¿Aprecia ese riesgo?

R. No. No contemplo ninguna posibilidad de salir de la UE pase lo que pase, ni nosotros haremos movimientos que nos puedan dejar fuera ni España pedirá nunca que nos expulsen de la UE.

P. No avala, pues, el llamamiento a la desobediencia que hacen algunos líderes políticos...

Las comunidades en 2015 recibirán 10.390 millones menos que 2013

R. Me expreso solo en términos económicos. En este asunto el Gobierno debe tener un mensaje claro y uniforme y para que ello sea así deben transmitirlo el presidente y el portavoz. Ellos hablan por mí.

P. Pongamos que llegamos a una situación de declaración unilateral de independencia. ¿No afectaría a la tesorería que los ciudadanos y las empresas sigan ingresando sus impuestos en la Hacienda estatal?

R. Me temo que mi vida gira en torno a horizontes mucho más cercanos. Mi preocupación son los Presupuestos de 2015.

P. ¿Usted se siente cómodo dentro del proceso soberanista?

R. Claro que sí. Si no, no estaría.

P. Lleva cuatro años llevando las riendas de la política económica del Gobierno. ¿La austeridad era la única salida posible a la crisis?

R. Era la única posible. Cataluña llevaba una aceleración de gasto completamente insostenible. Se tenía que parar y se paró. Si se observa la curva de acumulación de deuda, esta siempre aumenta, pero hasta 2010 se acelera. Desde entonces se modera el ritmo de crecimiento. Entre los años 2007 y 2010, la deuda pública creció, de media, un 27,9% anual. Entre 2010 y 2013, el ritmo se ha reducido a más de la mitad, con una variación interanual media del 12,1%. Tenía que pasar: había que reducir el endeudamiento de manera catastrófica u ordenadamente. Nosotros tratamos de hacer una implementación ordenada de lo que era inevitable.

"No hay autonomía fiscal"

P. ¿Qué autonomía fiscal tiene Cataluña ahora?

R. Ninguna. ¿Por qué cree que estamos tan enfadados?

P. ¿Por qué ninguna? ¿Por el control del FLA?

R. ¿Qué es autonomía fiscal? Por un lado, autonomía de ingresos. Podemos crear pequeños impuestos que muchas veces nos impugnan y que suman 2.500 millones. Por otro, autonomía de gasto: sí, aún hay una caja única, pero cuando los presupuestos están tan tensionados hay poca flexibilidad. Todavía nos queda cierto margen, pero cada ley que promulga el Estado, y hoy en día la productividad es enorme, arrebata competencias. Tratamos de ser creativos y adaptar las políticas a nuestra realidad, pero todo es muy precario. Yo no pretendo hacer ver que tenemos un gobierno que realmente tiene capacidad de gobernar. ¿Sigue preguntando “por qué estamos tan enfadados”?

P. ¿La Generalitat no tiene capacidad de gobernar?

R. Es muy limitada. No creo que esté descubriendo nada. El Estado de las autonomías fue real, pero un segmento importante de la derecha española nunca se reconcilió con él. De la misma forma que la Constitución no hizo un Estado federal, que podría haber consolidado la situación del 78.

P.¿Cree que la presión a las comunidades es premeditada?

R. Es una combinación de varias cosas. No van a ciegas, es gente competente. Deben pensar que si ejercen la máxima presión sobre las comunidades, estas tal vez no cumplirán pero se podrá compensar y globalmente cumplir. Ahí hemos llegado al final. Pero por debajo de eso hay un plan para desmontar el Estado de las autonomías. La fase intermedia pasa por la asfixia fiscal para luego convertirlas en una mezcla de diputaciones y administraciones periféricas.