Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Innova pone en aprietos al CatSalut

El juez insta al director del ente a no poner trabas y dar la información requerida

Josep Maria Padrosa, director del CatSalut
Josep Maria Padrosa, director del CatSalut

El caso Innova sobre presuntas irregularidades en las empresas del holding municipal de Reus (Baix Camp) ha puesto en un aprieto al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), dependiente del Departamento de Salud. El titular del Juzgado de Instrucción 3 de Reus que instruye la causa ha reclamado por segunda vez al director del CatSalut, Josep Maria Padrosa, información sobre uno de los imputados, Jorge Batesteza. En un auto el juez reitera al CatSalut las peticiones de información formuladas en un requerimiento el 21 de julio. “Tenía la legítima esperanza de que la contestación fuese plena”, se queja el juez, a la vez que recuerda la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que obliga a colaborar con la justicia.

La indagación se centra en descubrir el papel de Batesteza en CatSalut. Este, arquitecto de profesión, fue jefe de su división de recursos físicos desde septiembre del 2000 hasta enero del 2006. A partir de esa fecha y hasta el 31 de mayo de 2007, fue gerente del área de patrimonio e inversiones con contrato de alta dirección. Después pasó al sector privado. Está acusado en una de las piezas separadas del caso Innova de cobrar 68.000 euros injustificados por supervisar la obra de un Centro de Atención Primaria en Vila-seca (Tarragonès) entre 2007 y 2010.

El juez sospecha que el arquitecto fue contratado para agilizar los trámites del equipamiento. Por ello ordena al CatSalut explicar las atribuciones de Batesteza en el organismo y si estuvo implicado desde este organismo en la gestión del CAP de Vila-seca. El Consistorio adjudicó a Batesteza cinco contratos, pero el juez cree que en realidad era un único fraccionado para evitar el concurso público. Batesteza debía supervisar fases del proyecto técnico de construcción del CAP, pero en realidad muchas de estas ya se habían ejecutado, con lo que presuntamente no realizó los trabajos.

Batesteza está imputado junto con el presidente de la Diputación de Tarragona y alcalde de Vila-seca, Josep Poblet (CiU), seis regidores convergentes y un arquitecto municipal por prevaricación, malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales, falsedad documental, tráfico de influencias y omisión del deber de perseguir delitos. El juez le impuso a todos, menos al arquitecto municipal, una fianza de 280.000 euros, 2,2 millones en total.

El juez sospecha que el arquitecto Batesteza fue contratado para agilizar los trámites

El CAP de Vila-seca empezó a gestarse el 14 de julio de 2006, cuando el Departamento de Salud, CatSalut y el Ayuntamiento de Vila-seca firmaron un convenio “para la mejora de la red sanitaria de la ciudad”. El convenio lo firmaron la entonces consejera de Salud, Marina Geli, el entonces director del CatSalut, Carles Manté, y Poblet. Precisamente Manté fue detenido por la Guardia Civil y está en libertad imputado en otra de las piezas separadas del caso Innova por cobrar entre hasta 720.000 euros presuntamente irregulares en concepto de “asesoría” para la construcción del hospital Sant Joan de Reus.

Según un decreto sobre CatSalut, la gerencia de infraestructuras se ocupa, entre otros, de “coordinar” la aprobación del plan de inversiones en infraestructuras sanitarias, “realizar la supervisión técnica de su ejecución”, o de la “programación economicofinanciera” de los proyectos. “Estas funciones deberían encajar en las que tenía encomendadas Batesteza desde enero de 2006 a junio de 2007”, relata el juez en el auto. CatSalut, sin embargo, envió al juzgado una nota argumentando que el gerente de infraestructuras solo intervino en el proyecto del CAP de Vila-seca en las “fases de valoración económica de la actuación y aprobación del proyecto del Ayuntamiento”. Estas actuaciones se llevaron a cabo entre enero y noviembre de 2008, dijo CatSalut.

El juez se queja de que el organismo sanitario no “ha dado respuesta completa” con lo que vuelve a preguntar si Batesteza “intervino de alguna manera en la elaboración del convenio”. Si no lo hizo, el instructor quiere que se certifique si esa “no intervención solo ocurrió en este proyecto o es la práctica habitual”. CatSalut aseguró en enero de 2013 que “no constan en sus archivos documentos en relación al CAP en los que haya participado Batesteza”. A pesar de ello, en noviembre de 2011 el CatSalut certificó que Batesteza sí intervino en el proyecto. En mayo de 2009, Vila-seca adjudicó la construcción del CAP a la empresa Comsa. El CAP costó 11,2 millones. En la fase de liquidación de la obra con la constructora Comsa, Batesteza negoció con esta en nombre del Ayuntamiento. Después Comsa pagó a una sociedad de Batesteza, Bbats, en 2011 hasta 177.000 euros.

Batesteza también está acusado en otra pieza del caso Innova por percibir 387.000 euros presuntamente injustificados por supervisar las obras del Hospital Sant Joan de Reus, dependiente de una de empresa de Innova. El conglomerado societario de Reus estaba dirigido por el principal imputado en la causa, Josep Prat, que, a la vez, era presidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS) y era vicepresidente del grupo hospitalario privado USP.