Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secreto bancario mejor guardado

El sector financiero andorrano cree que nunca se sabrá cómo se filtró el ‘caso Pujol’

Una entidad bancaria en la céntrica calle Meritxell de Andorra. Ampliar foto
Una entidad bancaria en la céntrica calle Meritxell de Andorra.

Los cinco bancos andorranos se dividen en dos grupos: los relacionados con el caso Pujol y los que huyen despavoridos del escándalo. En el primer grupo se encuentran Andbank y Banca Privada d’Andorra (BPA). Sus cuentas protagonizaron las transferencias que acabaron destapando los manejos del clan Pujol Ferrusola. También son las entidades más agresivas del pequeño país y, desde hace seis años, andan inmersas en una guerra. Cuando no se roban directivos, Andbank y BPA se enzarzan por una compra, como pasó con Inversis Banco. Pese a esos lances y los intereses por delatarse mutuamente, un banquero andorrano es tajante: “Solo ellos saben de dónde salió la fuga de información y cómo fue, y así seguirá siempre. Dudo que algún día lo sepamos”.

“Los andorranos son gente de montaña. Tienen complejo de inferioridad y son temerosos, muy temerosos”, explica un directivo español que trabaja en un grupo de capital andorrano. De ahí, dice, el silencio que caracteriza a Andorra en este caso. El Gobierno del país vecino asegura que colaborará con España, pero se niega a responder preguntas sobre la causa. La banca tampoco quiere dar explicaciones y se remite a su patronal, que tampoco responde. Incluso en la calle los ciudadanos dan su versión de los hechos, pero se niegan a precisar sus nombres. “Este país es muy pequeño y nos conocemos todos”, explica una mujer en Andorra la Vella.

“Hay mucha hipocresía”

DANI CORDERO

“Aquí no hemos tenido escándalos de dictadores africanos; la banca andorrana ha trabajado bien en los últimos años contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo”, se reivindica un importante directivo bancario andorrano. Ese es uno de los motivos por los que se queja de que ahora todos los ojos estén puestos sobre el sistema bancario. “En todo esto hay mucha hipocresía”, dice, “y entre los andorranos también”. El motivo de su queja es que “es cierto que para esconder dinero tiene que haber alguien que te lo esconda, pero sobre todo es imprescindible que alguien lo quiera esconder”.

En su opinión, en Andorra “como mucho” hay 15.000 millones de euros de residentes españoles y no todos esos recursos a resguardo en el país vecino son irregulares. Expertos en grandes patrimonios explican que la presión internacional no dejaba espacio para mucho: Andorra está obligada a sumarse al resto de países porque la presión internacional y el control de las transferencias bancarias cada vez deja menos margen de movimiento al capital no regularizado.

Es ese silencio el que le ha valido a Andorra para atraer pequeñas fortunas de las zonas más ricas de España. Un abogado experto en regularizaciones fiscales asegura que allí solo paraba el dinero de pequeños empresarios. Quienes tenían más que esconder acudían a otras plazas financieras más importantes, como la suiza o la luxemburguesa. Porque la realidad es que, pese a las ventajas fiscales que pudiera ofrecer, Andorra tiene un peso reducido, con sus 40.000 millones de euros gestionados y los 200 millones de euros de beneficios obtenidos por los cinco bancos del país en 2013: Credit Andorrà, MoraBanc, y Banc Sabadell d’Andorra, además de los dos ya mencionados. Pero su peso en el país es considerable: generan el 18% del PIB, según los datos de la patronal. Exempleados suyos mandan en la mitad de los ministerios del país y los sindicatos son inexistentes en sus estructuras.

El origen de la información que delató a los Pujol Ferrusola es ahora mismo el gran secreto bancario andorrano. El otro, si existen otras cuentas de los Pujol Ferrusola en el Principado, tiene más posibilidades de ver la luz gracias a las rogatorias de la justicia española. Pero la banca quiere que la actual polémica pase lo más rápido posible. El ejecutivo bancario consultado asegura que en los últimos años Andorra ha hecho esfuerzos para dejar atrás la etiqueta de paraíso fiscal y que ahora está sufriendo la “pena del telediario”. No hay ninguna instancia que les haya declarado culpables, pero la sombra de la sospecha está bajo ellos. Y creen que son víctimas de un contexto político, el de Cataluña y la consulta independentista, que no va con ellos. “A las plazas financieras no les va bien esta publicidad: cuanto menos ruido, mejor”. Todas las personas consultadas recuerdan una frase utilizada por el ministro de Finanzas del país, Jordi Cinca: “Andorra es un invitado de piedra” en este asunto.

El Gobierno andorrano firmó hace dos años el convenio de no doble imposición con Francia. Y ahora negocia con España la aprobación de uno similar en España. Sería un paso más en la regularización del sistema fiscal y bancario, a falta de que se incorpore o no al de intercambio automático de información fiscal. Sobre este último, la banca pone una condición: que se ponga en marcha a la vez en todos los países, para que ningún sistema bancario se pueda beneficiar de la homogeneización del resto. Un abogado que se mueve entre Barcelona y Andorra asegura que el caso Pujol no afectará en nada en ese proceso de transparencia. Al contrario. “Habrá más presión para asumir los cambios y lo acelerará todo”.

Más información