Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Médicos del Vall d’Hebron exigen el “cese inmediato” de la dirección del centro

Más de 700 facultativos firman un documento en apoyo a la plantilla de urgencias

Concentración de trabajadores y usuarios del hospital de la Vall d' Hebron en defensa de la sanidad pública. Ampliar foto
Concentración de trabajadores y usuarios del hospital de la Vall d' Hebron en defensa de la sanidad pública.

Médicos del hospital de Vall d’Hebron de Barcelona han exigido en asamblea “el cese inmediato” del gerente del centro, José Jerónimo Navas, y de su director asistencial, Jaume Roigé, tras la disputa entre los facultativos y la directiva por el colapso del servicio de urgencias. Los médicos de urgencias enviaron hacen dos semanas una carta al Instituto Catalán de la Salud (ICS) para denunciar la saturación de su servicio, en la que se llegaron a acumular a algunas personas en los boxes durante varios días a la espera de ser ingresadas en una cama en planta. La semana pasada, el jefe de urgencias, Xavier Jiménez, fue destituido de su cargo y trasladado al área de enfermos crónicos, “como castigo”, según los trabajadores, por haber hecho pública la situación de las urgencias. Los facultativos han solicitado la dimisión de la gerencia ante “su incapacidad para manejar los problemas y su confrontación directa con los profesionales”.

En una asamblea celebrada esta tarde en el hospital, en la que estuvo presente una representación médica de todos los servicios del centro, los trabajadores han mostrado, de forma unánime, su “disgusto” por la postura que tomó la gerencia en el conflicto. “Se ha culpabilizado al colectivo médico de la acumulación de pacientes en urgencias y eso es totalmente falso”, ha criticado Rosa Boyé, delegada del sindicato Metges de Catalunya (MC) en el Vall d’Hebron. Según la gerencia del centro, aparte de un “pico puntual” de aumento de actividad en urgencias, el colapso del servicio se debe también a que hay más médicos adjuntos durante las mañanas y no quieren pasarse al turno de tarde. 

Por otra parte, los médicos del Vall d’Hebron también han entregado hoy al Instituto Catalán de la Salud (ICS) unas 765 firmas de apoyo a la plantilla de urgencias “para que no hubiera represalias” por hacer público el colapso del servicio. “La respuesta de los médicos ha sido excelente porque el problema de Urgencias lo viven y lo padecen todos los servicios del hospital”, ha explicado la delegada de MC, una de las encargadas de entregar las firmas, recogidas en apenas 10 días.

“El colapso de las urgencias no se soluciona con grandes reformas, sino abriendo camas cerradas para drenar los pacientes”, ha apostillado Boyé, en alusión a las reformas que hizo el centro en el servicio el año pasado –se duplicaron los boxes de observación y modificaron el sistema de recepción de pacientes, entre otras medidas-. “Los pacientes están más confortables, pero no están donde tienen que estar”, ha apuntado la sindicalista, que insiste en que el problema se agravará con el cierre de camas de verano –unas 225, según los sindicatos-.

Más información