Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteleros piden mano dura contra los pisos turísticos ilegales

El Gremio de Barcelona celebra la multa a Airbnb y alerta del "peligro" de "canibalización"

"Los apartamentos turísticos ilegales podrían llegar a crear canibalismo, podrían ser un peligro". Así de preocupado está el presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, que hoy ha dejado claro que han declarado la guerra a los apartamentos ilegales. Clos ha celebrado la multa de la Generalitat al portal de pisos y habitaciones turísticas Airbnb, ha recordado que el Gremio tiene un departamento que se dedica a detectar oferta ilegal para avisar al Ayuntamiento, y ha pedido más inspectores. Si hace falta, ha dicho, "si no tienen capacidad, que externalicen el servicio".

La oferta de apartamentos legales e ilegales se ha disparado en los últimos años en Barcelona. De "epidemia" lo ha calificado Clos. El fenómeno es tan extenso que las camas turísticas en apartamentos legales ya son la mitad de la oferta de todos los hoteles de la ciudad (unas 35.000 plazas en 8.800 apartamentos frente a las 68.200 camas que suman 34.000 habitaciones en hoteles).

El Gremio calcula que si se sumaran las camas en apartamentos y habitaciones ilegales, la oferta superaría a la de los hoteles. El boom se ha producido de forma muy reciente, como lo demuestra que 6.000 de los 8.800 apartamentos legales se han dado de alta en los últimos tres años. Pero el Ayuntamiento ha suspendido las licencias para crear nueva oferta. En el conjunto de Cataluña, la Generalitat ha llegado a estimar que hay un millón de camas turísticas ilegales.

En la tradicional rueda de prensa de valoración del primer semestre y de previsiones estivales, Clos se ha mostrado muy preocupado por la competencia desleal de la oferta turística ilegal. "Porque generan esta competencia, porque no pagan impuestos ni la tasa turística pero sobre todo por la pérdida de imagen que puede suponer para la ciudad", ha dicho el presidente. Los hoteles y apartamentos legales pasan controles, licencias, certificados... y, en cambio, "estamos ante un grupo de gente insolidaria que hace la guerra por su lado".

Clos ha asegurado que el Gremio ve bien la oferta legal de apartamentos turísticos --el propio Clos tiene al menos dos en Barcelona--, siempre que ocupen edificios enteros y tengan licencias. Con todo, ha reconocido, solo un 10% de los 8.800 responden a este modelo. El 90% de la oferta son pisos sueltos en edificios de vecinos.

Respecto a la temporada, el Gremio ha informado de que la ocupación de enero a junio fue del 70% (un punto menos que el año pasado) y que la previsión para la temporada de verano es del 86% (tres puntos menos). "Hemos sido capaces de mantener la ocupación pese al incremento de plazas en apartamentos", ha apuntado, tras afirmar que el gremio verá abrir este año 11 nuevos hoteles. Clos ha descartado una "burbuja hotelera" y ha recordado que edificios como la torre Agbar y la sede del Deutsche Bank han sido comprados por grandes cadenas hoteleras.

Clos ha celebrado la noticia del retorno de la feria de moda Bread and Butter a partir del próximo invierno para tres años. "Cuando la perdimos nos quedamos muy frustrados", ha admitido, "estamos acostumbrados a ganar todas las candidaturas". Con 7,5 millones de visitantes anuales, Clos aspira a que Barcelona alcance los 10 y asegura que la ciudad tiene capacidad para asumirlos.