Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat no ha pagado las ayudas del curso pasado a las guarderías

Las subvenciones están diseñadas solo para ayudar a las familias a pagar las cuotas de los centros

Irene Rigau, consejera de Enseñanza, en el Parlament.
Irene Rigau, consejera de Enseñanza, en el Parlament.

El curso que ahora acaba se ha hecho eterno para las 220 guarderías privadas con finalidad social de Cataluña. La Generalitat debía haber enviado a principio de curso las subvenciones a estos centros, pero los niños ya están de vacaciones y los profesores a punto de cogerlas y no hay rastro de las ayudas. La última vez que se publicó la convocatoria fue en octubre de 2012, por un importe máximo de ocho millones de euros.

En las guarderías no existen los conciertos educativos, así que las ayudas no sirven para pagar sueldos de los profesores, sino que se destinan a ayudar a las familias a asumir las cuotas. Concretamente, la Generalitat dio hace dos cursos 720 euros por niño y año en las privadas. Las guarderías no descartan una subida generalizada de precios si no llegan las subvenciones públicas. “Si no se pone remedio a esta situación, las familias no podrán hacer frente a las subida de cuotas y se ahogará económicamente a los centros”, alertan en un comunicado.

Pero estar un año sin las ayudas ya se está notando en algunas guarderías. Montse Fernández, presidenta de la Coordinadora de Guarderías de Cataluña, enumera las medidas emprendidas por los centros para hacer frente a la falta de recursos. “Algunos han pedido créditos, otros han tenido que bajar el sueldo de la plantilla y algunos incluso ha tenido que prescindir del servicio de limpieza y al final de las clases son las mismas profesoras las que se encargan de ello”.

 Sin prioridad

 La reivindicación de las guarderías privadas no es nueva. Llevan algunos meses quejándose de la ausencia de las subvenciones, pero hoy tienen previsto hacer visible su protesta en la plaza Sant Jaume. En este tiempo, el Departamento de Enseñanza insiste en que está buscando los recursos.

El problema de financiación de las guarderías por parte de la Generalitat no se ciñe a las privadas. Desde hace dos cursos, quien asume las subvenciones a los jardines de infancia públicos —unos 875 euros por alumno y año— son las cuatro diputaciones provinciales. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, ha defendido en más de una ocasión que la prioridad de su Departamento era la enseñanza obligatoria, y las guarderías no están en esta categoría.