Mas deja en manos del Rey la iniciativa del diálogo sobre Cataluña

El presidente afirma que no le ha pedido audiencia para no ponerle “en un compromiso”

Felipe VI, preside la entrega de premios de la Fundacion Principes de Girona, en el marco del Forum Impulsa 2014. En la imagen, junto al presidente de la Generalitat Artur Mas.
Felipe VI, preside la entrega de premios de la Fundacion Principes de Girona, en el marco del Forum Impulsa 2014. En la imagen, junto al presidente de la Generalitat Artur Mas.Carles Ribas / EL PAÍS

Artur Mas quiere que Felipe VI actúe como revulsivo para el diálogo entre la Generalitat y el Gobierno sobre la crisis independentista catalana, pero entiende que la labor de la Casa del Rey debe ser discreta. Por esta razón el presidente catalán evitó el pasado jueves, durante la primera visita del Monarca a Cataluña, pedirle una audiencia oficial para abordar la cuestión soberanista. El presidente catalán mostró ayer su predisposición a “hablar”, pero también insistió en que no quiere “poner en un compromiso” al Monarca.

Fuentes de la Generalitat de Cataluña muestran su convencimiento de que don Felipe tomará la iniciativa para facilitar el diálogo porque es plenamente consciente de la gravedad de la situación. Con todo, entienden que su margen de actuación es limitado y que ya sería mucho si consiguiera establecer las bases para que Artur Mas y Mariano Rajoy puedan sentarse a hablar. Las mismas fuentes sitúan en el próximo mes de julio el momento propicio para un encuentro entre el Rey y el presidente catalán.

Más información

Preguntado ayer Artur Mas sobre el papel del Rey, el presidente catalán intentó alejar los focos del Monarca. “No le he pedido una audiencia al Rey. No le quiero poner tampoco en un compromiso”, aseguró antes de participar en un acto organizado por el fabricante de cava Freixenet, con el que el grupo dio inicio a la celebración de su centenario. A renglón seguido, Mas aseguró que está dispuesto al diálogo, una actitud que, dijo, forma parte de la identidad catalana. “Siempre estamos predispuestos a hablar, a sentarnos en una mesa, a entendernos, a negociar y a llegar a acuerdos (...), somos un país que siempre intenta tender la mano y alcanzar acuerdos”.

Las palabras de Mas no se dirigían solo al Rey, con quien coincidió en Girona la noche del jueves, sino también a una nutrida representación de empresarios que participaron en los actos de aniversario de Freixenet. Mas sigue sin conseguir el apoyo de la gran patronal catalana para su hoja de ruta soberanista, que pasa por la convocatoria de una consulta el 9 de noviembre, y presiona también a Rajoy para que asuma que ha de buscar una salida intermedia negociada.

El presidente de Freixenet demanda “estabilidad y estímulo político”

El presidente catalán jugaba ayer en un terreno especialmente hostil. El anfitrión del acto era Josep Lluís Bonet, además de presidente de Freixenet, máximo responsable de la Asociación Española de Marcas Renombradas y elegido por el Gobierno de Mariano Rajoy para presidir la futura Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España, que sustituirá al Consejo Superior de Cámaras. El empresario no ha dudado en criticar el camino emprendido por el Gobierno catalán y ha apostado por mantener la unidad española, al considerar que “Cataluña es una parte esencial de España”. Meses después de hacer esa declaración, admitió que la compañía de su familia está sufriendo el boicot tanto dentro de Cataluña, por su oposición al separatismo, como en el resto de comunidades autónomas, por su condición de compañía catalana.

Bonet fue ayer mucho más comedido, evitó repetir polémicas anteriores y llamó en su discurso a que los ejecutivos de Barcelona y Madrid vuelvan a tender puentes en aras de un acuerdo. En su opinión, en la actual situación económica, lo que España reclama es la “necesaria estabilidad y el estímulo político”.

Mas, por su parte, intentó efectuar un movimiento de acercamiento a Bonet destacando las virtudes de quien es actualmente el mayor fabricante de cava español, con una gran proyección en el mercado exterior. En este sentido, elogió el espíritu de superación, el “amor a un oficio” y la búsqueda de nuevos mercados en el extranjero. “Si hay visión, talento, tenacidad, trabajo, voluntad y se hace piña, todo se puede superar”, señaló en una referencia sobre Freixenet que parecía proyectar hacia Madrid.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50