Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
drogodependencias

Las asociaciones de cannabis estarán reguladas por ley

Salud trabaja en un anteproyecto de Ley de Adicciones que entre otras cuestiones también prohíbe el cigarrillo electrónico en los bares y hospitales

Jon Darpón y Josu Erkoreka, este martes en la Lehendakaritza
Jon Darpón y Josu Erkoreka, este martes en la Lehendakaritza

El Gobierno arrancará antes de que acabe el año el segundo intento para reformar la Ley de Adicciones, cuya última modificación se aprobó en 1998, para adaptarla a los nuevos tiempos y los nuevos consumos. El consejero de Salud, Jon Darpón, ha presentado este martes tras el Consejo de Gobierno las líneas generales de un anteproyecto de ley que se hará público en los próximos días y que recoge la definición y las características de las asociaciones de consumo de cannabis para que estas tengan cobertura legal de la que hoy carecen.

La regulación detallada se recogerá en el desarrollo de la ley, pero se exigirá a las asociaciones que trabajen exclusivamente para garantizar el consumo propio y no dejen participar en ellas a los menores de edad. El abordaje de un futuro paraguas legal ya fue planteado por el anterior Gobierno pero no llegó a ser aprobado en el Parlamento.

Entre las novedades del anteproyecto, que no tendrá luz verde para su remisión al Parlamento hasta finales de este año, destaca también la prohibición de lanzar mensajes sobre las supuestas bondades para la salud en el consumo del cigarrillo electrónico, que estará vedado en hospitales, colegios y también en los bares, de forma similar a las fronteras interpuestas al tabaco en la legislación actual.

Con respecto al alcohol, habrá sanciones relacionadas con los trabajos sociales, tal y como planteó semanas atrás Darpón, aunque el consejero ha reconocido que esperan que la mayoría de las sanciones sean leves y se tramiten a través de los ayuntamientos. La venta se limitará también, con un veto a las bebidas alcohólicas de alta graduación en lugares tales como los espacios deportivos o las universidades. A estas medidas se sumará también la delimitación de la publicidad de bebidas alcohólicas.

En el anteproyecto de ley se incorporan adicciones que no están motivadas por sustancias, como la adicción al juego, a las nuevas tecnologías y a las redes sociales, para las que se incide en la prevención.