Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
deporte

La Behobia-San Sebastián genera un impacto de 14,9 millones en Gipuzkoa

El gasto medio por atleta participante y su círculo de acompañantes es de 337 euros

El gasto medio por atleta participante y su círculo de acompañantes es de 337 euros
El gasto medio por atleta participante y su círculo de acompañantes es de 337 euros

La carrera popular Behobia-San Sebastián genera un impacto económico de 14,9 millones en Gipuzkoa, según el estudio realizado por la Universidad de Deusto y presentado esta mañana. El gasto medio por atleta participante y su círculo de acompañantes es de 337 euros. Los atletas catalanes y sus acompañantes son los que mayor gasto directo realizan en nuestra provincia, seguidos de franceses y guipuzcoanos.

El estudio de Deusto Business School concluye que la hostelería y el comercio "constituyen los sectores más beneficiados" por la celebración de la carrera, por cuanto en estos revierte el 68% y el 18% del gasto realizado, respectivamente. El trabajo se realizó en noviembre pasado, en los días previos a la carrera y el mismo día de su celebración, a través de encuestas personales a una muestra representativa de 423 atletas, según han comentado en una comparecencia José Javier Pardo, vicerrector del campus donostiarra de la Universidad de Deusto; Fernando Ibarreta, productor de la Behobia-San Sebastián, y Josune Sáenz, vicedecana de Investigación de Deusto Business School.

La Behobia-San Sebastián, que este año celebra su 50º edición, genera 14,9 millones de actividad económica, de los cuales "8,8 millones corresponden a gastos directos realizados por los participantes en la carrera, organizadores y patrocinadores de la misma y 6,1 millones al gasto indirecto adicional que tales gastos directos ocasionan". Además, la celebración de la carrera da trabajo a 120 personas, y genera una recaudación fiscal de 0,8 millones a la Hacienda guipuzcoana.

El gasto de los participantes se dirige principalmente a la restauración (comidas y cenas), con una cifra total de 3,1 millones de euros y una media de 136 euros por atleta y su círculo de acompañantes. Le sigue el gasto en alojamiento, con un importe total de 1,7 millones de euros y un promedio de 75 euros por corredor y su grupo de seguidores; y el gasto en bares y cafeterías suma 1,1 millones de euros y un promedio de 49 euros por atleta y su grupo de acompañantes.

Atendiendo a su procedencia geográfica, "los atletas catalanes y sus acompañantes son los que mayor gasto directo realizan", con una aportación estimada de dos millones, seguidos de los atletas franceses (1,4 millones) y guipuzcoanos (un millón).