Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sucesor de Pagès dice que le ofrecieron una pensión millonaria si no dimitía

Ricard Banquells asegura que dimitió tras detectar "algo oculto" y "extraño" en Caixa Penedès

El ex director general de Penedès, Ricard Banquells, ha afirmado hoy que su antecesor en el cargo, Ricard Pagès, le ofreció un plan de pensiones millonario a cambio de que no abandonara la caja. Banquells, que ha declarado en el juicio por las pensiones millonarias de la antigua dirección, dice que esta propuesta le llegó después de que amenazara a Pagès con irse de la entidad, tras detectar que había "cosas raras" en la actuación de los directivos y que sospechaba que habia "algo oculto" y "extraño".

Banquells ha prestado declaración como testigo, en la segunda sesión de la vista contra Pagès, para el que la Fiscalía pide tres años de prisión, y los exdirectivos Joan Caellas, Santiago Abella y Manuel Troyano, en cuyo caso reclama tres años por haberse engrosado sus prejubilaciones hasta los 31,6 millones de euros a espaldas de los órganos de control mediante la contratación de pólizas de seguros

Sospeché entonces que en un futuro iban a venir sorpresas muy desagradables para la entidad y la honorabilidad de muchas personas"

Ha recordado este martes en la Audiencia Nacional, durante la vista oral, que sus sospechas se desencadenaron en septiembre de 2011, cuando era secretario del consejo de administración de la caja: asistió en Madrid a una de las reuniones preparatorias de la fusión de cajas que dio lugar al Banco Mare Nostrum (BMN) y en este encuentro comprobó que su entidad no aportaba la documentación relativa a las jubilaciones. Poco después la dirección de la caja, con Pagès a la cabeza, le pidió que no traspasara al volumen de negocio de BMN las pólizas por las que se concedía a los cinco directivos acusados —uno ya ha muerto— el cobro de más de 31 millones de euros en pensiones de jubilación: "Sospeché entonces que en un futuro iban a venir sorpresas muy desagradables para la entidad y la honorabilidad de muchas personas", y esto le condujo a dimitir.

En declaraciones a los medios tras su declaración, Banquells ha precisado que la intención de Pagès al ofrecerle el plan de pensiones era concederle "un estímulo" para que no se marchara de la entidad. Tras la dimisión en bloque de la directiva cuando se desató el escándalo de las jubilaciones, en noviembre de 2011, Banquells regresó a la caja y asumió en diciembre la dirección general, que compaginó con la vicepresidencia de BMN hasta su dimisión definitiva un año más tarde. El exdirector general ha precisado que la oferta de Pagès y su actuación le provocó "una gran decepción que continúa en el tiempo" y "un shock" que aún no ha podido superar porque le profesaba una gran admiración.

La Audiencia juzga a Pagès y los exdirectivos Manuel Troyano Molina, Santiago José Abella Rodríguez y Juan Caellas Fernández, por otorgarse —junto al fallecido exdirector de Recursos Humanos Jaume Jorba— 31,6 millones de euros irregularmente en planes de pensiones y distintas pólizas, lo que es un delito societario continuado de administración desleal. El fiscal Emilio Sánchez Ulled asegura que actuaron desde 2001 "de común acuerdo para vincular fraudulentamente a la caja de ahorros que regían, generando obligaciones económicas para su beneficio particular y en perjuicio de la entidad, actuando de espaldas a los máximos órganos colegiados".

Exvicepresidente tacha de 'inimaginables' las pensiones

El ex vicepresidente de Caixa Penedès Albert Vancells ha afirmado hoy que las pensiones de 31,6 millones de euros que se adjudicaron los cuatro exdirectivos que están siendo juzgados en la Audiencia Nacional eran "tan grandes" que para él resultaban "inimaginables". Vancells ha declarado hoy como testigo en la segunda sesión de la vista contra el exdirector general Ricard Pagès, para el que la Fiscalia pide 3 años de prisión, y los exdirectivos Joan Caellas, Santiago Abella y Manuel Troyano, en cuyo caso reclama 3 años, por haberse engrosado sus prejubilaciones a espaldas de los órganos de control mediante la contratación de pólizas de seguros. En este sentido, Vancells, que antes de vicepresidente fue miembro de la Comisión de Control, ha destacado que no supo "nada en absoluto" de la adquisición de estas pólizas de seguros ni de las sucesivas aportaciones que hicieron los acusados y ha señalado que los acusados deberían haber informado de las mismas a este órgano y al Consejo de Administración. "Claro que sí", ha enfatizado el actual consejero de BMN, grupo en el que se integró Caixa Penedès, que ha añadido: "una cifra tan grande para mí era inimaginable". Según ha afirmado, tuvo conocimiento por la prensa en noviembre de 2011 del escándalo, lo que llevó a la ruptura de la confianza en el hasta entonces equipo directivo, que dimitió.

Más información