Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El gran error del Estatuto

Eliseo Aja acierta al diagnosticar quizás el fallo más grave del Estatuto: confudir Constitución y bloque de la constitucionalidad

Es conveniente una reforma federal del Estado de las autonomías? La respuesta a esta pregunta es la que plantea Eliseo Aja en su reciente libro Estado autonómico y reforma federal (Alianza, Madrid, 2014).

La actual edición tiene antecedentes y debemos referirnos a ellos. En efecto, el mismo autor publicó en 1998, y en la misma editorial, El Estado autonómico. Federalismo y hechos diferenciales, volumen de fácil lectura para no especialistas sobre el origen, desarrollo y principales características del Estado de las autonomías. Tuvo un gran éxito, ha sido utilizado como lectura obligada en muchas universidades y constituye desde entonces un libro de referencia en la materia. Tanto es así que la editorial publicó en 2003 una segunda edición revisada y puesta al día por el autor.

El libro actual, con distinto título, es mucho más que una tercera edición y de ahí el acierto en considerarlo como un libro distinto al anterior. De esta manera lo justifica el autor en el prólogo: “En las anteriores ediciones postulaba una interpretación federal del Estado autonómico, incluyendo la reforma constitucional del Senado. En la actual se defiende una reforma constitucional que transforme el sistema autonómico en federal, como estrategia para abordar los graves problemas existentes”.

El presente volumen conserva lo sustancial sobre el origen, desarrollo y principales características del Estado autonómico, pero también se detiene con gran extensión sobre lo acaecido en los últimos quince años, muy especialmente con el nuevo Estatuto catalán de 2006 y sus consecuencias, así como en la propuesta de una reforma en sentido federal. Por tanto, se trata de un libro descriptivo sobre el significado del Estado de las autonomías y propositivo sobre su necesaria revisión a la luz de los problemas y disfunciones actuales.

Eliseo Aja es uno de nuestros principales expertos en materia autonómica y, además de ser el autor de los libros citados y numerosos trabajos sobre esta materia, dirigió durante sus primeros diez años el Informe sobre las comunidades autónomas que anualmente elabora el Institutito de Derecho Público de la Universidad de Barcelona y es miembro del Consejo de Garantías Estatutarias de la Generalitat de Cataluña.

Los autores intelectuales del Estatuto pretendían como aspecto fundamental “blindar las competencias” de la Generalitat frente a las hipotéticas vulneraciones por parte del Estado

No entraremos en este artículo en las propuestas de renovación federal sino en algunas cuestiones que afectan a la actual situación en Cataluña. Efectivamente, tiene una especial significación su posición respecto al Estatuto catalán y sus tan debatidos problemas de constitucionalidad. Creo que acierta al diagnosticar quizás el error jurídicamente más grave del nuevo Estatuto, solo por el cual ya debía ser considerado como inconstitucional en una de sus partes más importantes. Se trata de la confusión en el mismo entre Constitución y bloque de la constitucionalidad.

En efecto, los autores intelectuales del Estatuto pretendían como aspecto fundamental “blindar las competencias” de la Generalitat frente a las hipotéticas vulneraciones por parte del Estado, basándose en el equivocado supuesto de que al formar parte el Estatuto del bloque de la constitucionalidad, al reformarse también se debía modificar la jurisprudencia constitucional. “El problema, fácilmente previsible”, dice Aja, “consistía en olvidar que la Constitución es norma superior y el Estatuto podía ser considerado inconstitucional” (pág. 78). Como así fue, efectivamente.

Sin embargo, esta claridad en detectar este gran problema, extensible a otras partes del Estatuto también declaradas inconstitucionales por el mismo motivo (véase la pág. 371 en la cual considera Aja que el Estatuto tenía la voluntad de efectuar una reforma constitucional encubierta), no parecen muy congruentes con la dura descalificación general, y escasamente motivada, de la sentencia del Tribuna Constitucional 31/2010, llegando casi a justificar la importante manifestación contra la misma, aún cuando fue convocada antes de conocer los fundamentos jurídicos de dicha resolución y estuvo encabezada por el presidente de la Generalitat.

No sé si hay que considerar que esto es agua pasada, creo que no. Aún muchos catalanes arguyen que se han convertido en independentistas debido a esta sentencia. Un argumento ciertamente débil para dar paso a tan importante decisión y, además, poco creíble cuando las dudas sobre si han leído y, sobre todo, comprendido, la sentencia, son más que razonables. Por ello cuando se habla de la misma en un libro de derecho debe hacerse con el máximo de razones y con todos los matices.

Pero lo más nuevo e interesante del libro son sus amplias conclusiones en las que formula los principales ejes de la reforma federal. No se trata, advierte Aja repetidamente, de replantear la organización territorial en su totalidad, ya que el Estado de las autonomías es de matriz federal. De lo que se trata es de mejorar su funcionamiento y para ello son necesarios cambios, tanto constitucionales como de otro orden. Las propuestas de Eliseo Aja, con las que sustancialmente coincido, merecen ser tratadas más extensamente en un próximo artículo.

Francesc de Carreras es profesor de Derecho Constitucional