Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos, salvo EH Bildu, exigen a los presos reconocer el daño causado

La coalición sostiene que las exigencias que se plantean a los reclusos etarras para acceder a beneficios penitenciarios se basan en una legislación "de excepción"

Los parlamentarios de EH Bildu Laura Mintegi y Julen Arzuaga, durante la intervención de Maneiro en el pleno.
Los parlamentarios de EH Bildu Laura Mintegi y Julen Arzuaga, durante la intervención de Maneiro en el pleno. Efe

Todos los grupos del Parlamento vasco, salvo EH Bildu, han coincidido este jueves en la necesidad de que los presos de ETA se desvinculen del terrorismo y reconozcan el daño causado como condición previa para acogerse a las vías legales de reinserción. La coalición soberanista ha lamentado que se reclamen a los reclusos etarras requisitos "excepcionales" para avanzar hacia su resocialización.

Pese a coincidir en este planteamiento general, las diferencias entre PNV, PSE, PP y UPyD sobre el grado de exigencia que se debe establecer en este ámbito, e incluso en torno a cuál debe ser la actitud de los Gobiernos central y vasco, han impedido aprobar ninguna de las iniciativas que la Cámara ha debatido sobre este asunto.

En el transcurso del debate, planteado a partir de una proposición no de ley de UPyD, se han registrado varias alusiones a la decisión de los presos de ETA de empezar a presentar peticiones individuales para su traslado a cárceles cercanas a Euskadi y para poder acceder a beneficios penitenciarios.

El parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, planteaba en su propuesta que el Legislativo instase al Ejecutivo central a que, "para evitar cualquier tipo de impunidad o injusticia, aplique rigurosa y estrictamente" la legislación a los reclusos etarras. De esa forma, pedía que se condicione la obtención de cualquier tipo de beneficio penitenciario "al cumplimiento por parte del preso de todos los requisitos legalmente establecidos, sin excepción". Y, en concreto, destacaba la necesidad de que los reclusos se desvinculen de forma definitiva de la banda, pidan perdón a las víctimas, asuman la responsabilidad civil derivada de las acciones por las que fueron condenados y colaboren de forma "fehaciente y acreditada" con las autoridades y la Justicia para resolver los crímenes pendientes de resolución.

La enmienda a la totalidad presentada por el PP pretendía instar al Gobierno central a que "siga aplicando como hasta ahora rigurosa y estrictamente el Código Penal, la Ley General Penitenciaria y el Reglamento Penitenciario, de modo que se condicione la obtención de cualquier tipo de beneficio penitenciario al cumplimiento por parte del preso de todos los requisitos legalmente establecidos, sin excepción".

EH Bildu también había registrado una enmienda, planteando que la Cámara tomase en consideración "los derechos de resocialización y de acceso a la libertad que corresponden a los presos políticos". Y reclamaba al Gobierno de Mariano Rajoy que "les reconozca sus beneficios penitenciarios de manera ordinaria, abandonando la aplicación de la legislación de excepción".

Durante el debate, Maneiro ha aseverado que el objetivo de los presos es "salir cuanto antes de la cárcel, sin pedir perdón ni colaborar con la justicia". El representante de UPyD ha aludido a la declaración del colectivo oficial de presos de ETA en la que éstos asumían la "responsabilidad" por las consecuencias de sus "acciones". Maneiro ha considerado esta declaración "insuficiente" y ha advertido de que "si no hay arrepentimiento ni petición de perdón, no puede haber reinserción".

El peneuvista Iñigo Iturrate ha señalado que medidas de "excepción" como la dispersión de los presos de ETA, no tienen "ningún sentido" tras el cese del terrorismo de la banda, pero subrayando que los reclusos de la organización terrorista deben desvincularse de ella y reconocer el daño causado. "Sin medias tintas", ha añadido, informa Europa Press.

En respuesta a las críticas de EH Bildu a las exigencias que el lehendakari, Iñigo Urkullu, está planteando a los presos de ETA, ha asegurado que "lo vergonzoso no es la actitud de Urkullu, sino la utilización que ha hecho la izquierda abertzale de los presos". En este sentido, ha reprochado a la antigua Batasuna que haya "obstaculizado" durante años las posibilidades de reinserción de los reclusos.

El socialista Rodolfo Ares ha reclamado a ambos Ejecutivos que afronten este asunto con "altura de miras" y desde una perspectiva de "política de Estado". Igualmente ha defendido el "estricto cumplimiento de la ley", pero permitiendo que los presos de ETA, como los acogidos en su día a la llamada vía Nanclares, puedan acceder a la reinserción "si cumplen los requisitos", entre los que ha mencionado el reconocimiento del daño causado y el alejamiento de la violencia.

La parlamentaria del PP Nerea Llanos ha reprochado a EH Bildu y a los presos de la banda que, en lugar de "asumir la legalidad penitenciaria", pidan que se modifique. "La solución es la aplicación de la ley, el Estado de Derecho y el cumplimiento de los requisitos. Lo demás serían privilegios", ha subrayado. En este sentido, ha reclamado la disolución de ETA y que los presos reconozcan el daño causado, pidan perdón a las víctimas y colaboren con la Justicia.

En nombre de la coalición soberanista, Julen Arzuaga ha lamentado que la política penitenciaria se utilice como un "obstáculo", en lugar de emplearse para avanzar hacia una "solución". A su entender, las exigencias que se plantean a los presos de la organización terrorista para acceder a beneficios penitenciarios se basan en una legislación "de excepción". Por ese motivo, ha pedido que a este colectivo se le aplique la legislación ordinaria y las fórmulas de "flexibilidad" existentes en la misma.

Más información