Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona se tiñe de morado

Más de un millar de personas celebran el Día Internacional de la Mujer en el centro de Barcelona

Puerta de la iglesia de Sant Jaume, en la calle Ferran de Barcelona, pintada con manos rojas para protestar contra la  reforma de la ley del aborto.
Puerta de la iglesia de Sant Jaume, en la calle Ferran de Barcelona, pintada con manos rojas para protestar contra la reforma de la ley del aborto.

Una 6.500 personas, según la Guardia Urbana, miembros de asociaciones, sindicatos y partidos políticos de diversas ideologías participaron ayer por la tarde en la manifestación feminista de Barcelona para festejar el Día Internacional de la Mujer y protestar contra la reforma de la ley del aborto del ministro Alberto Ruiz Gallardón.

La marcha, organizada por la Coordinadora Feminista, comenzó en la plaza de la Universitat y finalizó en la plaza de Sant Jaume bajo el lema Yo decido, yo desobedezco. Aborto libre y gratuito. La concentración sirvió para que las mujeres celebraran su día demandando derechos que se les pretende arrebatar.

El color morado era el protagonista de la fiesta y hacía juego con el cielo a medida que anochecía. A pesar de que asistieron pocos líderes políticos, la presencia de algunos partidos fue notoria. ERC y sus juventudes, la JERC, desfilaron con una pancarta que reivindicaba Mujeres con todos los derechos y que, entre otras militantes republicanas, era sostenida por la diputada Alba Vergés. Unos metros más atrás, la también diputada Montserrat Capdevila agarraba la pancarta del PSC con el lema Las mujeres parimos, las mujeres decidimos. ICV-EUiA sí que situó al frente a dos de sus principales líderes, la coordinadora nacional de ICV, Dolors Camats, y el coordinador nacional de EUiA, Joan Josep Nuet.

Las mujeres de Panrico, que llevan más de cinco meses en huelga, fueron parte central del evento

La manifestación tuvo un carácter reivindicativo contra la “ley Fachardón de la Iglesia, del Estado y del Patrón” y se desarrolló en un ambiente festivo con bailes y música de los grupos Dona Danza y Samba do Barna. La atmósfera se volvió algo tensa cuando un grupo de jóvenes representó la dramática escena de un aborto clandestino en medio de gritos y sollozos.

En la cabecera de la manifestación estaban posicionadas las principales portavoces de la Coordinadora Feminista de Barcelona sosteniendo una pancarta que contenía la frase Contra la ofensiva patriarcal y capitalista, desobediencia feminista.

Entre gritos de “Aborto libre y gratuito”, “Somos nietas de las brujas que no pudisteis quemar” o “Si tocan a una, nos tocan a todas”, las mujeres que se manifestaban por el centro de Barcelona portaban pancartas y banderas, algunas independentistas, pero sobre todo de color lila, como símbolo de la lucha feminista.

Las mujeres de Panrico, que llevan más de cinco meses en huelga, fueron parte central del evento. Con la pancarta Nada que celebrar pero mucho por lo que luchar, formaron uno de los grupos más multitudinarios y estridentes. Por su parte, las mujeres del Centro Cultural Islámico ondearon banderas y carteles en los que se podía leer Somos mujeres libres y vestimos como queremos.